29 de Nov de 2022

Economía

Proyectos sociales, en mora

PANAMÁ. Para beneficiar a las comunidades con la ejecución de proyectos de bajo monto, el gobierno creó el 9 de enero de 2006 —mediante...

PANAMÁ. Para beneficiar a las comunidades con la ejecución de proyectos de bajo monto, el gobierno creó el 9 de enero de 2006 —mediante decreto ley No. 1— el Programa de Desarrollo Comunitario para Infraestructura Pública (PRODEC).

El objetivo primordial de la entidad, que inició operaciones en octubre de 2006, es planificar y desarrollar proyectos en los 621 corregimientos del país, con los fondos provenientes de los excedentes de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP). A simple vista se entiende fácilmente la intensión del programa, pero la realidad es otra, porque los procesos de aprobación se tornan engorrosos y burocráticos.

Los aportes anuales destinados al desarrollo de las comunidades, según la ley, están por el orden de 50 millones de dólares. De esta cantidad, a cada corregimiento se le asigna 80 mil dólares para sus obras sociales.

Según el director de PRODEC, Julio Aizprúa, con las partidas de 2006 y 2007 —un fondo de 100 millones de dólares— se tenía planificado desarrollar un total de mil 882 proyectos en todo el país.

Hasta la fecha, se han ejecutado alrededor de mil 200. Es decir, 682 están pendientes. Esto significa que de los 100 millones de dólares, se han utilizado 90 millones.

“37 millones de dólares corresponden a las obras ya terminadas en toda la República, mientras que con el resto, 53 millones, se están ejecutando lo que falta de los mil 200 proyectos”, explica el funcionario.

¿DÓNDE ESTÁ LA AYUDA?

De los fondos correspondientes al período de 2006 y 2007, se ha utilizado el 37% de estas partidas para obras “terminadas”.

El representante del corregimiento de Río Abajo, Javier Ortega, reconoce que “el formato de burocracia que tiene PRODEC ha estancado los proyectos sociales”.

Ortega dijo más: “ya van dos años y hasta ahora no han ejecutado ninguno de los tres proyectos que hemos propuesto”. Una de las propuestas, que según el representante ya se encuentra licitada, es el de Valle de la Esperanza. Este proyecto consiste en llevar a cabo una canalización para que la quebrada que se desliza por detrás de las viviendas, y que colindan con Pueblo Nuevo, no se inunden durante las épocas de lluvias.

Esta propuesta por parte de los moradores de Río Abajo y que no ha sido ejecutada aún, sobrepasa los 100 mil dólares, para eso se debería usar el fondo acumulado. +3C