Temas Especiales

20 de May de 2022

Economía

Aspirante a OMC plantea retos de comercio mundial

MÉXICO. El aspirante mexicano a encabezar este año la Organización Mundial de Comercio (OMC), Herminio Blanco, dijo que el mayor reto a ...

MÉXICO. El aspirante mexicano a encabezar este año la Organización Mundial de Comercio (OMC), Herminio Blanco, dijo que el mayor reto a futuro de este foro, creado hace un par de décadas, consiste en culminar las negociaciones que garanticen un flujo comercial equilibrado y justo entre los países.

Blanco, titular de Comercio de México entre 1994 y 2000, agregó que la OMC es una organización que funciona muy bien, pero aún tiene pendiente la apertura de los mercados para dinamizar el comercio internacional.

En entrevista con Xinhua, Blanco señaló que la OMC cumple su misión de monitorear y administrar el cumplimiento de la serie de obligaciones que tienen los países miembros y también en la solución de controversias entre los socios.

El exfuncionario mexicano, que compite con casi una decena de aspirantes a dirigir la OMC —entre ellos dos de origen latinoamericano—, planteó que este año se abrirá una nueva oportunidad para alcanzar acuerdos en el seno de la OMC cuando se celebre en diciembre próximo la IX Conferencia Ministerial de Bali.

Explicó que entre los temas donde serían deseables acuerdos figuran la eliminación de obstáculos al comercio, o Gran Paquete de Facilitación del Comercio.

‘Esto traerá beneficios para todos los países grandes y pequeños: simplemente disminuir los costos en frontera o los costos de internación a través de puertos y también los costos de exportación de mercancías’, dijo.

El Gran Paquete pudiera ser anunciado en el último mes del año, al igual que otros temas, por lo que se refiere a intereses agrícolas de países de menor desarrollo relativo.

‘El que se pueda lograr un anuncio exitoso implicaría un mensaje muy oportuno para el mundo, muy especialmente para las comunidades de negocios del mundo, de que en Ginebra sí se pueden lograr acuerdos’, comentó.

Blanco consideró que es un ingrediente esencial para que los sectores privados trabajen con sus gobiernos y éstos participen de una manera más activa con flexibilidades para que el Gran Paquete de la Ronda de Doha pueda empezar a resolverse durante 2014.

‘Siento que son los primeros pasos que un director general tendría que dar al frente de la OMC’, resaltó.

En relación a los países llamados BRICS —Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica— dijo que como grandes economías y grandes usuarios del comercio tienen un papel clave.

Recordó una reciente visita a China, que calificó de muy provechosa al confirmar su percepción de que es un gran comerciante, un gran exportador y un gran importador, al que le interesa mucho que la OMC no pierda esa relevancia.

Expuso que tuvo entrevistas con los titulares de los Ministerios de Relaciones Exteriores como de Comercio y destacó el fuerte interés que tiene Beijing en que se resuelvan esas negociaciones de Doha y que esto permita que el siguiente paso sea el adaptar sus reglas a las realidades presentes de los negocios en el mundo.

‘Como se sabe, la OMC fue establecida en 1994 y las reglas de comercio que la rigen son reglas que tienen 20 años y en ese tiempo han cambiado mucho las formas de hacer negocios y por ello es también fundamental que no solamente se resuelva la Ronda de Doha sino que se avance a nuevas reglas’, indicó.

Blanco señaló que China ha demostrado que ante su tamaño y el gran esfuerzo que significó incorporarse como miembro de la OMC no hace muchos años, es un jugador muy importante.

Aseveró que si logra la titularidad de la OMC espera tener la colaboración de China, un país clave en el comercio internacional.

También dijo que fue bien recibido en África y en Europa durante una gira de proselitismo a favor de su aspiración de convertirse en director general de la OMC. Consideró que lo avala su experiencia en el sector público, en negociaciones internacionales y como Ministro de un país —México— que exporta más de $1,000 millones por día, y un país que conjunta las realidades de países desarrollados con los de países en vías de desarrollo.

‘Eso me hace un candidato puente entre países grandes y pequeños y mi experiencia de una década en el sector privado, hace que ante representantes de los países miembros sea un atractivo importante de lo que se requiere para mover a la OMC, la organización más relevante en regular el comercio del mundo’, señaló.

Blanco apuntó que al venir de un país donde el comercio ha sido utilizado como palanca de crecimiento muy efectiva hace que la recepción que ha tenido en los países visitados sea muy positiva.

Se refirió a que el tema fundamental de la OMC es que las reglas establecidas se cumplan y en ese sentido destacó que las medidas proteccionistas han sido frenadas.

Agregó que se esperaba que las recientes crisis en el mundo alentaran el proteccionismo, que sin embargo no ocurrió.

‘Fue una evidencia muy clara de que la OMC es una organización exitosa’, completó. El mexicano indicó que se buscará al final del año lanzar un mensaje positivo a los 159 miembros para llegar a acuerdos ‘que debieran de convencer a las comunidades de negocios y a los gobiernos de que hay que poner flexibilidad, esfuerzos y recursos para resolver las negociaciones’.

Son negociaciones complejas, pero ciertamente teniendo avances en algunos de los grupos puede inmediatamente haber un efecto dominó positivo que permita avanzar de una manera importante en la solución de este paquete que tendría efectos benéficos para todos, insistió.

Blanco fue copartícipe de 10 tratados de libre comercio de México, entre ellos con la Unión Europea.

Por la titularidad de la OMC también compiten la keniata Amina Mohamed, la costarricense Anabel González, la indonesia Mari Pangestu, el neocelandés Tim Groser, el jordano Ahmad Hindawi, el brasileño Roberto Azevedo, el ghanés Alan John Kwadwo y el sudcoreano Taeho Bark.