Temas Especiales

05 de Apr de 2020

Economía

Alerta de “calamidad fiscal” y urge reforma tributaria

El presidente de Costa Rica reconoce que se requiere una reforma para reducir el abultado déficit fiscal que existe en las finanzas públicas

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, alertó que el país enfrenta una ‘calamidad fiscal' por el abultado déficit en las finanzas públicas, y urgió una reforma tributaria para enfrentar la situación.

En un informe ante la Asamblea Legislativa (parlamento) al completar el primer año de mandato, Solís reconoció que no está satisfecho con lo alcanzado por su administración para enfrentar el problema fiscal que heredó de gobiernos anteriores.

‘Llena de preocupación el hecho cierto de que el país viene hablando hace mucho tiempo de esta calamidad fiscal que nos envuelve, pero sin haber adoptado hasta ahora los correctivos necesarios', expresó.

Solís se dirigió a los diputados horas después de que la Asamblea Legislativa eligió un directorio controlado por la oposicion que rechazó de forma tajante los planes del gobierno de realizar una reforma tributaria para contener el déficit.

El presidente destacó que los esfuerzos por contener el gasto público y mejorar la recaudación permitieron disminuir el déficit a 5.7% del producto interno bruto desde más de 6% cuando llego al poder en 2014.

Sin embargo, destacó que el país centroamericano pagará en 2015 $1,600 millones de en intereses de la deuda pública, por encima de los $795 millones que pagaba anualmente una década atrás por ese concepto.

‘Lo peor del caso es que, para afrontar este gasto en el servicio de la deuda, estamos obligados a seguirnos endeudando más. Es como si una persona para pagar su tarjeta de crédito va y se endeuda en otra tarjeta', alertó.

Describió la situación como ‘una auténtica bola de nieve', que pone en riesgo el futuro inmediato del Estado y el bienestar de los sectores más necesitados.

Por ello, abogó ante los diputados por la modernización del régimen tributario con un impuesto al valor agregado en sustitución del ‘mucho más regresivo' impuesto de ventas.

Solís destacó que la economía creció en el último año a 3.5%, que considero insatisfactorio, aunque la inflación se mantiene bajo control.

‘Lo digo sin tapujos: no quedo conforme con esos resultados. El país merece y necesita mejores tasas de crecimiento (y) una reducción del déficit fiscal de al menos tres puntos al final de mi Gobierno' en 2018, dijo.

==========

PRIMER AÑO DE GOBIERNO

Aciertos y desaciertos

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, destacó los aciertos y reconoció los errores en que ha incurrido durante su primer año de gobierno, como parte del informe anual presentado ante la Asamblea Legislativa.

Solís dijo a los diputados, cuerpo diplomático e invitados especiales que el primer año de su administración inició el cambio en la política que exige la ciudadanía costarricense, y el cumplimiento de la prometida transparencia, austeridad y eficiencia en el gasto público.

Entre sus logros, Solís citó la estabilidad económica y el moderado crecimiento, aunque resaltó que su país obtuvo mejores resultados económicos que el promedio de América Latina y varios de sus principales socios comerciales.

Sin embargo, el mandatario insistió a los diputados sobre la necesidad de aprobar las leyes que su gobierno ha promovido para reducir la evasión fiscal y combatir el contrabando de mercancías como parte de las medidas para atenuar el déficit fiscal.

‘Nos espera un año difícil. Ni este ni ningún gobierno posterior podrá darle un rumbo firme al país mientras el desequilibrio fiscal esté presente en cada discusión de proyectos necesarios para disminuir la desigualdad, luchar contra la pobreza, fomentar el empleo y el crecimiento económico y mejorar los servicios esenciales que requiere nuestra población", comentó Solís.

Luis Guillermo Solis,

‘ La situación es una bola de nieve, que pone en riesgo el futuro inmediato del Estado y el binestar de los más necesitados',

PRESIDENTE DE COSTA RICA