Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Economía

Panamá pierde más de $100 millones por el cigarrillo ilegal

Hoy, 31 de mayo, es el ‘Día Mundial Sin Tabaco 2015'. Las tabacaleras lanzan una campaña de concienciación

Panamá pierde más de $100 millones por el cigarrillo ilegal
Pie de foto.

El fisco panameño dejó de percibir alrededor de $104 millones en el 2013 por el tráfico ilegal de cigarrillo, una situación que ha crecido paulatinamente, desde 2009 cuando se le elevaron los impuestos a las tabacaleras, permitiéndole a los criminales inundar el mercado con productos de contrabando.

Datos cruzados entre la Autoridad Nacional de Aduanas (ANA) y la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá (CCIAP) revelan que el porcentaje de personas que fuman cigarrillos de contrabando en el país creció a 160% entre 2009 y 2014, debido a que los impuestos a las tabacaleras elevaron el precio de la cajetilla legal, que ahora oscila entre $3.98 y $4.50. La cajetilla ilegal no supera los $2.

En el caso de empresas como la Bristish American Tobacco, el 70% del valor de una cajetilla va dirigido al pago de impuestos ante el fisco.

Pese a ello, el istmo mantiene el nivel más bajo de fumadores de cigarrillos de América Latina con apenas 6.5%. No obstante, el 75% de lo consumido es ilegal, colocándole en el principal consumidor de tabaco de contrabando de la región y el segundo a nivel mundial.

Cifras de la industria detallan que un contenedor lleno de cigarrillos de contrabando podría significarle a una banda criminal una ganancia de más de $1 millón.

CONSIDERACIONES

Para Felipe Soto, gerente en Panamá de Bristish American Tobacco, la situación para la industria no ha sido sencilla. ‘Tratamos de seguir las leyes del país, con el pago de impuestos, pero creemos en la competencia justa', dijo.

Agregó que ‘hoy reiteramos el llamado a la conciencia y la comprensión sobre el comercio ilícito de cigarrillos con un campaña social'.

Ramiro Esquivel, exfiscal de Propiedad Intelectual del Ministerio Público en reiteradas ocasiones ha dicho que ‘el cigarrillo se ha convertido en el principal rubro de contrabando en el país. Al adquirir tabaco ilícito, el consumidor financia actividades como la trata de personas, el tráfico de drogas y de armas, y hasta organizaciones terroristas'.

LA RUTA DEL CONTRABANDO

La principal puerta de entrada es la Zona Libre de Colón, donde llegan cigarrillos fabricados en Paraguay, China e India, y luego son transportados a otras zonas francas como Aruba, Belice o Chile, desde donde son contrabandeados a México, Colombia, Guatemala para, luego, ser introducidos al mercado doméstico de Panamá u otros países en Centroamérica y Sudamérica, según datos de la industria.

El tráfico de cigarrillo es una práctica que hoy en día se le conoce como illicit white (blanco ilícito). El producto es legal donde se produce, mas ilegal en el mercado final, ya que el exportador cumple con los documentos legales, pero el importador no declara ante el fisco.

LO INFRAGANTI

En lo que va del 2015, la ANA ha retenido aproximadamente 3 mil pacas de cigarrillos de contrabando. Solo en el año 2014, la entidad destruyó 2,039 pacas de cigarrillos detectados en operativos de la Dirección de Prevención y Fiscalización Aduanera.

Entre las marcas ilícitas detectadas están: Jaisalmer y Silver Elephant (India), Shuang Xi y Gold Mint (asiáticas), Euro y Blitz (Paraguay), entre otras.

En Panamá, la Ley 13 de 2008, establece las medidas para el control del tabaco y sus efectos nocivos en el país.

EL CONSUMO ILÍCITO

Según el The Tobacco Atlas anualmente que más de 1,300 personas en Panamá mueren por enfermedades causadas por el tabaco, mientras que a diario más de 7,000 niños y más de 238 mil adultos lo siguen consumiendo.

Durante el 2013 en Panamá se fumaron 2.7 millones de cigarrillos de contrabando. El cigarrillo es un producto perecedero, que puede pasar meses dentro de contenedores y puede contaminarse de hongos y afectar la salud.

==========

DATOS DEL MERCADO

Panamá tiene el nivel más bajo de fumadores de Latinoamérica, 6.5%.

En 2013, se consumieron 994 millones de unidades de cigarrillos en el país.

De Centroamérica, Panamá es que tiene la carga impositiva para el tabaco más alta.