Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Economía

Una sociedad vigilante de la verdadera RSE

Estudio revela que 60% de las empresas latinoamericanas considera que la reputación corporativa tiene un impacto económico

Una sociedad vigilante de la verdadera RSE
Una sociedad vigilante de la verdadera RSE

La inserción de la Responsabilidad Social (RSE) en las estrategias empresariales es un desafío que obliga a los directivos de las compañías a abrir su mente y cambiar su forma de hacer negocios.

La creciente preocupación de la sociedad sobre los problemas de carácter ambiental y social hace que las empresas traten de abordarlos en profundidad, adquiriendo un compromiso permanente con la sociedad.

Italo Pizzolante, conferencista internacional en temas de RSE, en su nuevo libro titulado De la responsabilidad social a la empresa socialmente sostenible , promueve y comparte herramientas gerenciales, en la construcción de procesos de gestión más conscientes, que hagan evolucionar los conceptos tradicionales de la RSE.

Hace algunos años, cuando las empresas comenzaron a operar no sabían que lo que ellos hacían le importaba al ciudadano, al empleado, al proveedor y otros grupos de interés. Las compañías solo estaban consientes de que a alguien le gustaba su producto, que lo compraban y que necesitaban hacer estrategias de mercadeo o publicidad para no verse afectadas por la competencia.

Las empresas tienen un modelo de negocio con metas y objetivos financieros, mientras su entorno en el que operan (sociedad) tienen significados distintos, están atentos sobre el impacto, social, ético y ambiental, de la organización, ya sea favorable o desfavorable, es aquí donde la RSE se vuelve relevante.

Pizzolante detalló que el 60% de las empresas latinoamericanas considera que la reputación corporativa tiene un impacto económico. Un 68% entiende que tiene un impacto específico en el negocio, pero solo 28% asegura que existe un comité interno dedicado a la gestión de la reputación. Mientras el 36% percibe que las empresas colaboran entre áreas para asimilar la estrategia de reputación, solo el 24% la gestiona interdepartamentalmente.

En otras cifras, el experto señala que, de acuerdo a una publicación de la revista ‘Prosumer Report', las personas con conciencia social representan el 63% y se sienten influyentes por el impacto que generan a través de su actuación en las redes sociales. El 80% de ellos se siente políticamente activos y afirman que los gobiernos deben legislar de forma que las empresas se vean obligadas a actuar de forma responsable.

Sin embargo, Pizzolante explica que no existe a nivel mundial ningún ente regulador de la RSE, ya que donde se ejecute por ley, pasa a ser un mandato y no un compromiso voluntario de las organizaciones con su entorno. ‘la RSE comienza donde termina la ley' .

Lo que pueden hacer los gobiernos es crear regulaciones que estimulen la RSE, como por ejemplo: la Organización de Estados americanos (OEA) que promueve el Sello Verde en Panamá, que es una política que busca estimular la RSE en tema ambiental involucrando a la industria, manifestó el experto.

No solo las grandes empresas con altos ingresos económicos pueden lograr ejecutar programas y proyectos de RSE para ser empresas socialmente responsables; las pequeñas y medianas empresas, con solo generar empleos, respetando la diferencia de género, colocando mujeres en puestos gerenciales y evitando horarios que conspiren contra la calidad de vida del empleado, las hace socialmente responsables, puntualizó el conferencista.

==========

Italo Pizzolante EXPERTO EN RSE

‘ La RSE es una práctica muy antigua, actualmente existe una resignificación social',