Temas Especiales

20 de Jan de 2021

Economía

¿Somos consumidores responsables?

Debemos ser conscientes de que así como tenemos derechos... también tenemos deberes...

En la vida cotidiana, se dan múltiples relaciones de consumo. Consumimos, agua, luz, alimentos, gasolina, ropa, entre muchas otras cosas. Todos estos productos, tienen un precio que en ocasiones fluctúa dependiendo de algunos factores. La mayoría de las veces se trata de productos y servicios cuyo consumo es reiterado, por lo que salta la pregunta entonces ¿Hacemos lo posible por maximizar el rendimiento de nuestro dinero? ¿Realmente somos consumidores responsables?

Estamos de acuerdo que con la gran cantidad de tareas que a diario realizamos, tal vez no nos alcanza el tiempo para hacer ese extra que nos puede ayudar a ahorrar dinero, pero de la voluntad y empeño que le invierta dependerá qué tanto puede estirar su presupuesto. Sencillas acciones como revisar y/o comparar los servicios y productos que consumimos, informarnos de las características del producto que vamos a comprar o revisar las facturaciones para evitar cobros de más constituyen simples ejercicios que pueden hacer la diferencia. Ayuda en nuestra tarea de ser más eficientes a la hora de gastar, la existencia de múltiples recursos tecnológicos con que contamos hoy día; ya que ciertamente es una ventaja que a través de la internet podamos comparar características y precio o con el uso del Whatsapp podamos rápidamente crear grupos o consultar con amigos sobre dónde se puede conseguir un producto más barato o de mejor calidad; es un asunto de voluntad.

Tomarse unos minutos para revisar la factura de cable, electricidad o agua y verificar el cobro exacto de lo consumido es una práctica que tarde o temprano arrojará resultados.

En otro aspecto de nuestra vida de consumidores, no hay que perder de vista que no sólo se ahorra cuando logramos gastar menos, sino cuando nos aseguramos de que nuestro dinero sea bien invertido. Compras de supermercado de última hora o reabastecer la alacena a media quincena son prácticas propias de toda economía familiar, pero, cuantas veces, compramos productos vencidos o por vencerse, alimentos dañados o en mal estado, o compramos sólo por probar o por aprovechar una oferta. Siempre tome en cuenta que todos somos blanco de un exceso de publicidad, un mercadeo incesante en el que somos la parte más vulnerable, por eso no siempre ‘aprovechar una oferta' es tan bueno como parece. Tómese unos minutos para saber si en efecto esa promoción le beneficia tanto como promete y lo más importante, si realmente necesita adquirir ese producto.

Como consumidores, debemos ser conscientes que así como tenemos derechos que son respaldados y fiscalizados por la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia Acodeco, también tenemos deberes que cumplir y cuando éstos los incumplimos no tenemos que trasladarle la responsabilidad al agente económico, pues en ocasiones éstos no infringen la ley, la falta es generada por nosotros que no somos consumidores responsables. Reiteramos, lo importante de informarnos, leer las letras pequeñas, así como de verificar, revisar los bienes y servicios que adquirimos y efectuar las compras con tranquilidad y con tiempo, para tratar de disminuir los riesgos y pérdidas de dinero.

Se incentiva a los consumidores y a los agentes económicos a denunciar éstas y otras irregularidades del mercado, accediendo a nuestras redes sociales: página web: www.acodeco.gob.pa, @acodecoresuelve y acodeco resuelve.

‘Un Consumidor Informado tiene Poder'

JEFA INSTITUCIONAL DE RECURSOS HUMANOS DE LA ACODECO