La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

Economía

¿Cuánto influye en usted el neuromercadeo?

Las compras emocionales de artículos innecesarios nublan la mente y le apartan de la verdadera razón para comprar: la necesidad

Parece un término moderno, sin embargo, el neuromercadeo o neuromarketing se empleó desde los años 80 en los Estados Unidos y es una palabra compuesta por dos términos: neuro (que hace referencia a la neurociencia y el estudio del cerebro) y marcadeo (que es la disciplina que se encarga de la publicidad, propaganda y el estudio de mercados), y ambas se aplican en el aprovechamiento de las técnicas de la neurociencia para el mercadeo de bienes y servicios.

Su principal objetivo es conocer y comprender los niveles de atención que muestran los consumidores ante diferentes estímulos en el mercado.

Es así como a través del auxilio del neuromercado se trata de explicar el comportamiento de las personas desde la base de su actividad neuronal, analizando a qué estímulos las personas prestan más atención y cuáles no influyen directamente en el comportamiento de la persona y en su elección.

Actualmente, este estímulo es despertado a través del envío de la publicidad que recibimos diariamente de muchas formas, algunas incluso de maneras intrusas, ya que con solo visitar determinada página en internet, nuestros correos se ven invadidos de opciones de aquellos productos que estuvimos interesados en leer en algún momento, o que simplemente recibimos por reenvío de nuestros contactos. En muchos de estos acudimos a bloqueos informáticos para deshacernos de ellos, pero la tentación de mirarlos está latente. Ahora los anunciantes buscan a los usuarios cuando hace unos años no tenían acceso directo a ellos.

La publicidad para el neuromercadeo está basada en hacernos desear y necesitar determinado bien, hasta el punto de que conscientemente o no, adquirimos el artículo inspirados en una publicidad que está dirigida incluso a hacernos sentir sensaciones como libertad, estatus, estabilidad, éxito, felicidad; solo por poseer un bien de cierta categoría en precio y marca.

Pero, ¿cuánto influye en la elección del panameño este tipo de publicidad? Esta es la tarea del neuromercadeo que además mide los efectos de esta publicidad en la elección final del consumidor para idear estrategias que atraigan a un consumidor cada vez más exigente en texturas, colores, sonidos, aplicaciones, o versatilidad.

Y la respuesta realmente la tenemos nosotros mismos si analizamos qué hemos comprado este último mes y qué hemos hecho con ese producto o servicio.

Muchas veces compramos artículos que nunca utilizamos o muebles que no le encontramos ubicación y que terminamos vendiendo a menor precio. Cuando esto sucede, somos presa del neuromercadeo, sin hacer uso de la conciencia crítica en la necesidad real de compra.

ABOGADA