La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Volatilidad en los precios, más allá de la oferta y demanda

Entre los factores que inciden se encuentran las guerras comerciales entre potencias como EE.UU. y China y la desaceleración de crecimiento económico, que propician una baja en el sector de producción y disminuyen la demanda del petróleo

En el transcurso del siglo XXI hemos observado fluctuaciones drásticas en los precios del petróleo. Dicha volatilidad atribuible a toma de decisiones por parte de participantes influyentes que buscan actuar en el mejor de sus intereses aunado a un panorama de incertidumbres que caracterizan la economía global hoy en día.

La expresión del primer factor se refleja en las acciones implementadas entre los períodos 2014 y mediados del 2016 por parte de miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), quienes con un aporte de aproximadamente el 50% de esta materia prima a nivel mundial, buscan disminuir el mercado de esquisto de Estados Unidos a partir de una producción exacerbante.

A partir de la acción basada en el uso de la oferta y la demanda, los precios del petróleo entre el período 2014-2016 disminuyen más del 60%, de acuerdo con las cifras históricas de las referencias West Texas Intermediate (WTI) del mercado de Estados Unidos y el Brent Crude de los mercados internacionales. Dicho desplome del precio, que no otorgó resultados favorables porque Estado Unidos continúa su agresiva producción de esquisto, crea un mayor panorama de inestabilidad que se agrava eventualmente en conjunto al segundo factor ‘incertidumbre de la economía global'.

Como respuesta a los bajos precios a partir de la sobreoferta que incluso llegó a sobre abastecer los países de la OCDE, la OPEP se alinea con países no miembros e influyentes en las exportaciones de petróleo para formar lo que se denomina hoy en día la OPEP+.

Este grupo para el período 2016, conformado por los catorce miembros de la OPEP, y otras diez economías No-OPEP como Rusia, México, Kazakstán, acuerdan una Declaración de Cooperación, con la idea unísona de fomentar un mercado más estable, baja volatilidad y mayor optimismo. Dicho objetivo se lograría mediante el recorte de la producción de petróleo por parte de estos países durante los primeros seis meses del período 2016. En posteriores agendas y con los desenvolvimientos que se reportaban, los recortes de producción se deciden extender al período 2018 en su totalidad.

Estas acciones con miras a la estabilización reportan cifras favorables en el transcurso de los primeros diez meses del año 2018. Durante este período, se eleva el optimismo en los mercados frente a precios del petróleo que logran superar los $70.00 y $80.00 por barril para el mercado de EE.UU. y el mercado internacional respectivamente (cifras WTI y Brent).

SUENAN LAS ALARMAS

No obstante, dicho nivel de optimismo decae a partir de octubre 2018 cuando se reporta una tendencia a la baja que hace alarmas una vez más entre los mayores productores, consumidores e inversionistas.

A pesar de que en noviembre 2018 las fluctuaciones de este mercado ya tomaban posición en los medios de comunicación, el ruido se agrava a finales de la semana del 14 de diciembre 2018. Consultando el West Texas Intermediate (WTI) como referencia del mercado de EE UU, el precio máximo de $76.41 alcanzado en octubre 2018 reporta una tendencia a la baja ubicándolo el día el martes 18 de diciembre en su precio más bajo del período corriente $46.24. El mismo escenario se reporta en mercados internacionales, al consultarse los precios máximos del Brent Crude a octubre 2018 ($86.74); se reporta un precio de cierre de $55.26 para el martes 18 de diciembre.

FICHA

La autora conduce el segmento ‘Su ventana financiera' en @Estrellaonline.

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro

Ocupación: Consultora Financiera

Resumen de su carrera: Máster en Inversiones y Finanzas y Diplomado de Economía y Finanzas de la Universidad Queen Mary University of London. Licenciatura en Contabilidad, Banca y Finanzas de la Universidad Santa María La Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.

Ambas referencias han disminuido aproximadamente en los últimos dos meses y medio entre 65% y 52%, respectivamente, por lo cual se establece una potencial probabilidad de que el petróleo cierre el año 2018 por debajo de los $60.00 por barril. A partir de este escenario, se elevan los cuestionamientos sobre la factibilidad de reducción de oferta y sobre cuáles otros factores pueden estar encaminando al mercado de petróleo en el escenario que se encuentra hoy en día.

Frente al panorama que se desenvuelve la economía mundial y la evolución de los mercados, es fundamental considerar otros temas que pueden estar influyendo. En primera instancia hay que recordar que los integrantes del OPEP+ no son los únicos productores y exportadores importantes de esta materia prima y sus alternativas. Se estima que EE.UU. en enero 2019 alcance una producción de esquisto de 8.166 millones de barriles por día, cifra mayor a las previas proyecciones y que equivale a la mitad de la producción de petróleo de Irán en un año y medio.

Otro factor para considerar es el impacto que pueden tener los eventos poco favorables en materia geopolítica que propician mercados más débiles y economías inestables. Citando algunos, figuran los conflictos armados que se reportan en zonas influyentes en la exportación de petróleo como lo es el medio oriente; la inestabilidad política y económica de miembros de la OPEP como Venezuela, Nigeria y Libia; las guerras comerciales entre potencias como EE.UU. y China y la desaceleración de crecimiento económico, que propician una baja en el sector de producción y disminuyen la demanda del petróleo; la no concordancia a participar en acuerdos internacionales. Este último relacionado con las acciones a EE.UU. y su salida del Pacto Nuclear de Irán.

Frente a este panorama se han hecho anuncios a retomar nuevamente las medidas de recorte de producción que disminuyan la oferta. El recorte, que se llevará a cabo a partir de enero 2019 por un período de 6 meses, tiene como objetivo disminuir 1.2 millones de barriles por día. De esta cantidad, se indica que 800,000 barriles se dejaran de producir por parte de los miembros de la OPEP, los 400,000 restantes por parte de Rusia y otros países.

A pesar de la recuperación del precio en el WTI y el Brent para el día 19 diciembre 2018 como respuesta a las noticias de recortes voluntarios, al momento de redacción de esta nota los precios reportados por ambas referencias abren por debajo del precio de cierre y continúan decayendo de manera paulatina.

Todo parece indicar que los esfuerzos de estabilización y promoción de un mercado de petróleo más optimista han sido interrumpidos.