Panamá,25º

19 de Nov de 2019

Economía

El socio mayoritario de la compañía panameña Saint Honoré, arrestado en Londres, con pedido de extradición de EE.UU.

Arif Naqvi es el hombre detrás de este caso de insolvencia de capital privado, probablemente el más grande del mundo

El director ejecutivo y un socio gerente de la colapsada firma de capital privado de Dubái, Abraaj Capital Ltd, fueron arrestados a solicitud de Estados Unidos por estafar a sus inversionistas, incluyendo la Fundación Bill y Melinda Gates.

El fundador y presidente ejecutivo de Abraaj, Arif Naqvi, fue arrestado en Inglaterra el viernes pasado, mientras que el socio gerente Mustafa Abdel-Wadood fue arrestado en un hotel de Nueva York el jueves, dijo la fiscal estadounidense Andrea Griswold, en una audiencia en el tribunal federal de Manhattan.

Abraaj había sido el fondo de inversión más grande de Medio Oriente hasta que se derrumbó a mediados del 2018, después de que la Fundación Gates y otros inversionistas expresaran su preocupación por la administración de su fondo de atención médica de 1,000 millones de dólares.

En breves acusaciones reveladas, los fiscales federales de Estados Unidos afirmaron que desde el 2014 hasta el colapso de Abraaj, Naqvi y Abdel-Wadood mintieron sobre el desempeño de los fondos de Abraaj, inflando su valor en más de quinientos millones de dólares.

Los fiscales de los Estados Unidos también dijeron que Naqvi y Abdel-Wadood causaron que ‘al menos cientos de millones' de fondos de los inversionistas fueran malversados, ya fuera para disfrazar los déficits de liquidez o para su beneficio personal, o el de sus asociados.

Naqvi apareció en una corte en Londres y fue remitido bajo custodia para aparecer nuevamente en el Tribunal de Magistrados de Westminster para el caso de extradición, dijo el viernes un funcionario de la corte a Reuters .

Abraaj y Naqvi enfrentan cargos civiles presentados el jueves por la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos.

ARIF NAQVI EN PANAMA

La compañía panameña Saint Honoré, S.A., establecida en la Zona Libre de Colón, fue creada por José Viega y comprada en 2001 por los inversionistas paquistaníes Fazal Abbas y Arif Naqvi.

A partir de 2012, las ventas de Saint Honoré se redujeron drásticamente. La consecuencia directa de esos resultados negativos fue la acumulación de deudas bancarias superiores a los 36 millones de dólares; la incapacidad de la compañía para cumplir con sus obligaciones bancarias la llevó al borde de la quiebra.

Una publicación de La Estrella de Panamá del 2017 reveló cómo Arif Naqvi negoció la entrada del Grupo Chalhoub, imperio del Medio Oriente, en el capital de Saint Honoré para salvar al grupo de la quiebra.

Patrick Chalhoub encabeza esta empresa familiar denominada Chalhoub Group, fundada por su padre en Siria en 1955. Chalhoub Group es un grupo del Medio Oriente que domina la industria del lujo, perfumes y cosméticos.

Dicha publicación de La Estrella de Panamá indicaba que las conversaciones entre Arif Naqvi y Patrick Chalhoub se iniciaron en los primeros meses del año 2016 y culminaron en 2017 con su entrada en el capital de Saint Honoré.

Abraaj Group, Arif Naqvi y grupo Chalhoub detienen conjuntamente el 75% de las acciones de Saint Honoré S.A.

Los problemas financieros y legales de Abraaj Group, el reciente desmantelamiento de su grupo y la liquidación de sus activos, y ahora el arresto de Arif Naqvi, socio principal de Saint Honoré, oscurecen aún más el futuro de la asediada empresa panameña.

Arif Naqvi es el hombre detrás de este caso de insolvencia de capital privado, probablemente el más grande del mundo. Naqvi fue arrestado en el aeropuerto de Heathrow el 10 de abril por cargos de estafa a inversionistas estadounidenses, incluida la Fundación Bill y Melinda Gates.

La historia detrás del otrora magnate del grupo es curiosa. Naqvi entró en la industria de capital privado ‘por accidente' cuando renunció al que llamó un ‘prestigioso' negocio saudí.

Todo ocurrió después de acercarse a su jefe y anunciarle que quería retirarse de su empleo. El jefe le ofreció cualquier otro puesto que desease. Pero Naqvi solo quería uno que era imposible. ‘Bueno, jefe, no puede ofrecerme lo que realmente quiero ...quiero su trabajo', dijo a la Escuela de Administración de Yale en una entrevista en 2014.

Para entonces tenía $50 mil en ahorros que usó para iniciar una empresa de inversiones, Cupola en Dubai, antes de comprar otra compañía de servicios empresariales, Inchcape Middle East en 1999, venderla por $173 millones y fundar Abraaj en 2002.

Abraaj iba viento en popa. Los socios del grupo reportaban rendimientos anuales de 17%. Naqvi tenía más de 300 empleados trabajando en oficinas locales en 25 países, desde Kenia hasta Kazajstán.

El fundador de Abraaj recibió premios, entre ellos el de Negocios por la Paz de Oslo y Sitara-i-Imtiaz, un honor civil otorgado por el gobierno de Pakistán.

Pero detrás del inspirador Naqvi, Abraaj estaba involucrado en un fraude masivo, según las investigaciones. Ahora se encuentra dentro de una celda de 10 por 6 pies con paredes de color amarillo pálido. El antes respetado magnate de Dubai espera una posible extradición a los Estados Unidos.

Es casi imposible creer que solo doce meses antes este fue el líder del grupo que en un momento determinado administró $14 mil millones en activos y que, a menudo, se lo veía dándose la mano y compartiendo escenarios con Bill Clinton, Richard Branson y Bill Gates.

La Estrella de Panamá contactó hoy a Fazal Abbas, director ejecutivo de Saint Honoré, quien dijo encontrarse en Europa, en medio de una cena de negocios. Abbas aseguró que la empresa cambió sus socios hace un año, coincidiendo con el inicio del descalabro del emporio Abraaj. Abbas, sin embargo, aseguró que todo es parte de la evolución del negocio. Se remitió a decir que una compañía privada adquirió Saint Honoré y que obviaría detalles técnicos, aunque admitió mantenerse como uno de los socios. Prometió responder a un cuestionario enviado por este diario.