Temas Especiales

06 de Jul de 2020

Economía

Copa presentará informe del primer cuatrimestre en Wall Street en medio de turbulento escenario para la aviación

Mañana la aerolínea revelará el estado de las finanzas del primer cuatrimestre y las proyecciones a futuro. El comportamiento de la acción dependerá de las estimaciones de los inversionistas y la confianza que estos depositen en la empresa y la industria aérea

La aerolínea panameña espera retomar sus operaciones el próximo 1 de junio.Archivo | La Estrella de Panamá

El multimillonario Warren Buffet no pudo haber elegido otro momento para vender todas sus acciones de aerolíneas estadounidenses, monto que se traduce en $4 mil millones. La desilusión de Buffet es una predicción del oráculo del futuro que le espera al sector, uno de los más estrellados por el Covid-19, que ha dejado pérdidas en el mundo por más de $300 mil millones.

Para Buffet, la aviación no es una buena inversión mientras duren estos vientos. Los cambios sin precedentes que ha provocado el virus en el mundo, orillaron al multimillonario a reconocer que se arrepintió de haber invertido en esta industria en marzo pasado.

¿Qué significa para Copa Holdings, la empresa que mueve el hub de las Américas en Panamá, el freno de mano anunciado por el multimillonario?

“Un ejemplo más del devastador impacto que ha tenido el virus en la industria de la aviación, y las difíciles perspectivas a futuro para las aerolíneas”, respondió la empresa a un cuestionario enviado por La Estrella de Panamá.

En este turbulento panorama, los ejecutivos de Copa Holdings –que opera las aerolíneas Copa Airlines y Wingo– presentarán mañana ante los inversionistas de la Bolsa de Valores de Nueva York (Wall Street), donde cotiza la empresa, el informe del primer cuatrimestre de este año en el que se reflejará la reducción de un 80% sus operaciones en el pasado mes de abril y parte de marzo. El comportamiento de la acción para los inversores se mide principalmente en dos premisas: si el resultado de las operaciones son positivas, o si cumplen con el estimado que proyectó la empresa en el último reporte.

La inesperada crisis que aterrizó en un año que pintaba como uno de los mejores vuelos para la compañía, ahora obliga a Copa a volar aproximadamente a la mitad de la flota con destino a un desierto en Estados Unidos, donde las condiciones climáticas son más óptimas que la humedad del trópico panameño, para que las naves permanezcan en esta escala técnica sin afectar su estructura y puedan tomar pista cuando se requiera. También se ha contemplado la venta de las aeronaves, pero en un mercado estéril, en el que escasean los compradores.

Por si esto no fuera suficiente, Copa Holdings se encuentra en negociaciones con Boeing, con quien firmó un contrato en 2015 para adquirir 61 aviones Boeing 737 MAX que operarían nueve rutas de Suramérica, por más de $6,2 mil millones, en un escenario en el que para sobrevivir requieren ajustarse a un tamaño de empresa y número de vuelos menor al anterior a la crisis, operaciones que se reducen al mínimo. “Es de esperar que tendremos que hacer frente a la mayor parte del compromiso que tenemos, aun cuando estemos reduciendo el tamaño de la aerolínea y, por consiguiente, el número de aeronaves que operamos”, indicó Copa Airlines a 'La Decana'.

Lo peor es que aún no aparece en la pantalla la fecha exacta en que despegará el primer vuelo.

Al igual que sus pares en otros países, la flota aérea de Copa Airlines está estacionada en el Aeropuerto Internacional de Tocumen desde el 20 de marzo pasado, con perspectivas para reabrir operaciones el próximo 27 de mayo según resolución de la Autoridad de Aeronáutica Civil; no obstante, la aerolínea panameña anunció que reiniciará los vuelos el 1 de junio.

Todo está sujeto a la aprobación de las autoridades y a futuras modificaciones de itinerarios que deben ser aprobados por Aeronáutica Civil. Antes del virus, la empresa realizaba 3,000 vuelos semanales, que en el reinicio de operaciones podrían traducirse en un promedio de 150 vuelos a la semana, sujetos a las regulaciones en materia higiénica.

En la aviación en general, el virus impactó en tres aspectos importantes. El primero fue la paralización de operaciones, el segundo es el miedo de los pasajeros a viajar lo que ocasiona la cancelación de sus reservaciones, la solicitud de reembolso y luego la abstinencia de comprar nuevos pasajes. El tercero es la crisis económica que experimenta la compañía, de la que muchas no lograrán despegar. En el caso de Copa Airlines, efectuó un recorte del 50% de la jornada laboral de su personal y por ende la reducción de salarios en la misma proporción, además de otras maniobras financieras.

La acción de Copa Holdings en la Bolsa de Valores de Nueva York es una montaña rusa en la que el pico más alto rozó los $51.08 (abril 23) para luego descender casi diez puntos ($41.33) cuatro días más tarde (abril 27), según el histórico de la página de New York Stock Exchange (NYSE).

En comparación a febrero de este año, cuando en Panamá aún no se habían reportado casos de Covid-19, Copa Holdings cotizaba en $110 la acción, lo que demuestra un estrepitoso descenso a consecuencia del virus.

En febrero, Copa Holdings reportó los resultados del último cuatrimestre de 2019 y los de todo ese año en el que las ganancias volaron alto en comparación al año 2018.

No obstante, a pesar del tormentoso presente, el horizonte se vislumbra despejado según las decisiones que toman los ejecutivos de Copa cuyo objetivo es proteger la viabilidad de la empresa y la posición de Panamá como principal hub aéreo a largo plazo. De esta forma, busca preservar la mayor cantidad de empleos posible y el importante aporte de Copa y del hub de las Américas al desarrollo económico y social del país, así como a la competitividad internacional de Panamá. El hub es una de las principales ventajas competitivas del istmo y motor de más del 14% del producto interno bruto del país, y 240 mil empleos directos e indirectos.

El 29 de abril pasado, como parte de las acciones para mantener en vuelo a la empresa y con la intención de obtener capital suficiente para sobrellevar la crisis económica, la compañía habilitó en el mercado una emisión de bonos convertibles por $350 millones a plazo de cinco años. Fue una negociación privada, con escogidos millonarios de grandes ligas invitados por Copa para participar y cuyos nombres, así como el porcentaje de acciones adquiridas, es muy posible que se conozcan en la rendición del informe económico.

Los tenedores tendrán la opción de transformar los bonos convertibles en acciones de Copa Holdings, S.A. La medida resultaría en la disminución del porcentaje de participación de los accionistas actuales de la empresa. “Este financiamiento permitirá a la empresa contar con más recursos para hacer frente a esta crisis, ya que se refleja la severidad con que esta situación nos ha impactado, al no recibir ingreso desde mediados de marzo, mientras mantenemos costos fijos elevados”, decía en su momento Pedro Heilbron, presidente ejecutivo de Copa Holdings, S.A.

Si bien es necesario el endeudamiento y líneas de crédito que han obtenido en los dos últimos meses para reflotar la actividad, Copa ha ratificado la intención de superar la crisis por sus propios medios sin solicitar ayuda financiera al Gobierno de Panamá.