Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Economía

Una banca lista para prestar; sujetos de crédito, no tantos

El gobierno gestionó los fondos, la banca fortaleció sus reservas y el mercado está listo para prestar. La pregunta es ¿a quién?

s.Archivo | La Estrella de Panamá

Tras defender a capa y espada la autoregulación en el sector, los bancos se enfrentan ahora a un escenario de demanda incierta. Con sus reservas fortalecidas y acceso expedito a $1,300 millones en fondos con garantía estatal ($500 millones para la banca privada y $800 millones para la banca estatal), los bancos están listos para prestar. La pregunta es ¿a quién?. 

Con más de un cuarto de millón de contratos laborales aún suspendidos, un sector empresarial que quiere extender esa condición mientras pide flexibilidad para "acuerdos bilaterales" —entendiendo que la tercera parte es el Código de Trabajo—, un 45% de empleo informal en el país, más una moratoria general fallida que inyectó más incertidumbre en la población, la narrativa está mutando hacia el incentivo de la demanda. 

Ahora no solo los afectados están pidiendo que el gobierno aumente el bono de $80 mensuales. Incluso lo están haciendo varios gremios empresariales que en su momento se opusieron a la propuesta de moratoria que incluía elevar del bono de $80 al costo de la canasta básica alimenticia (aproximadamente $320). 

La fórmula que acordaron entre sí aplicar los bancos agremiados a la Asociación Bancaria de Panamá fue la de no cobrar cargos por mora hasta el 30 de junio. De allí en adelante, la renegociación de cada préstamo es entre el cliente y el banco, así lo confirma la Superintendencia de Bancos en su acuerdo número 003-2020, que es hasta ahora, el único instrumento jurídico para la figura de préstamos modificados. En él se establece que incluso el banco puede modificar el préstamo notificando al cliente por medios electrónicos y con una aceptación "tácita" o "presunta por silencio, etc".

La liquidez promedio del sistema bancario nacional es de 60.3% según las cifras más recientes de la Superintendencia Bancaria panameña. "Al cierre del primer cuatrimestre del año 2020, el Centro Bancario Internacional (CBI), sigue mostrando un sistema con fundamentos financieros estables, con una buena posición de liquidez y capital para afrontar las dificultades asociadas a la crisis que experimenta el país", detalla la entidad.

La adecuación de capital por su parte, alcanzó 15.3%, casi el doble de la requerida. Se colocaron $2,528 millones más en activos líquidos en abril, se amplió el financiamiento interbancario local al igual que las líneas de créditos de bancos corresponsales. 

Aunque la utilidad neta de los bancos con licencia general hasta abril bajó 21.5% vs el mismo mes del año anterior, ésta alcanzó los $491.3 millones. Los activos también aumentaron 2.2% en abril en comparación con marzo de 2020. 

Medidas de alivio financiero

El regulador bancario informó de "medidas de alivio financiero" aplicadas por los bancos a 997,869 clientes hasta el 3 de junio pasado. Esto impacta, según la entidad, el 45.8% de la cartera privada.  

Las fórmulas que aplicarán los bancos pueden ser tan diversas como las realidades de cada quien. En un comunicado emitido el pasado 12 de junio por la Asociación Bancaria de Panamá, llaman a todos los deudores a que contacten al banco, conversen sobre su situación y puedan beneficiarse de la "segunda fase de la moratoria, que entrará en vigencia el 1 de julio de 2020 y podría extenderse hasta el 31 de diciembre de 2020".

Un caso que sirve de ilustración. El abogado Ernesto Cedeño —quien compartió su testimonio con este medio— explicó que al solicitar a su banco acogerse a la extensión en el préstamos de su hipoteca, le pidieron firmar una declaración bajo la gravedad del juramento, que según el abogado, tiene connotación jurídico penal, para el que no diga toda la verdad. ¿Será que pretenden proceder penalmente en contra de sus clientes?, se preguntó.

El economista Felipe Argote señaló que no todas las razones que han tenido los bancos para quitar casas y carros son atribuibles al deudor. "Hay bancos buenos, malos y tan débiles que están igual de presionados o peor que sus deudores y preferirán embargar que quebrar", escribió el también catedrático en su cuenta de Twiteer.

Otra variable que pesará mucho en lo que preliminarmente se puede calificar como la reorganización de las fichas en el tablero de ajedrez. El hecho de que el regulador bancario consintiera un acuerdo entre bancos cuando entre sus funciones está animar la competencia entre ellos, fue criticado por amplios sectores en redes sociales y otros medios.  Casi el 80% de la cartera crediticia privada, que hasta abril sumó $55,335 millones, lo acaparan tan solo un puñado de bancos de la plaza.