Temas Especiales

02 de Ago de 2021

Economía

¿Qué podemos esperar de las criptodivisas tras su desplome?

Las criptomonedas son un tipo de divisa alternativa o moneda digital. Pese a la fluctuación actual, estas tenderán a hacerse cada vez más comunes y más países se sumarán no solo a la permisividad, sino a su regulación

Este desarrollo cada vez mayor de transacciones vía 'blockchain' nos hace concluir que las operaciones con criptomonedas serán más usadas por cuanto su tecno- logía le da a los participantes ciertas facilidades y garantías.Shutterstock

En las últimas semanas el bitcoin ha marcado tendencia en las noticias financieras alrededor del mundo, y es que a raíz del retiro del apoyo a esta criptomoneda por parte de Elon Musk, CEO de Tesla, su valor se desplomó, llegando inclusive a perder un 52% de su precio máximo cuando de US$63,000 pasó a US$33,000 al día de redacción de esta nota.

Las criptomonedas son un tipo de divisa alternativa o moneda digital. De acuerdo con una publicación de la escuela IEDBS, las criptodivisas son una moneda digital o virtual diseñada para funcionar como un medio de intercambio. “Estas monedas tienen la misma función que el dinero que utilizamos en nuestro día a día, ya que nos sirven para pagar por productos o servicios”.

La decisión de Elon Musk, a su decir, se debió al exceso de energía que utilizan las máquinas que minan el bitcoin, lo que genera un impacto muy fuerte en el medio ambiente y se aleja del principal estandarte de Tesla que es la ecosostenibilidad y el no consumo de energía no renovable.

Debemos ser precavidos cuando decidamos invertir en criptoactivos, buscando diversificar el riesgo para soportar la presión de las variaciones en las cotizaciones.Pexels

Muchas personas han visto el retiro de apoyo de este multimillonario como un tema especulativo y de aprovechamiento de mercado, ya que cuando el bitcoin rondaba los US$45,000 el empresario manifestó que su empresa aceptaría el pago de vehículos a través de esta criptomoneda y que dicha compañía había invertido US$1,500 millones en la misma, lo que hizo que la diferencia entre el precio de compra y el de venta representara ingresos para su compañía superiores a los US$600 millones en poco más de mes y medio.

Pero no ha sido solo Elon Musk el responsable de la caída del bitcoin. Recordemos que hace pocos días el presidente del Comité de Estabilidad Financiera y Desarrollo de China afirmó que el país activaría un plan para contrarrestar la producción de esta criptodivisa, indicando que dentro de las principales misiones de ese comité estaría el “servir más a la economía real” y “prevenir y controlar resueltamente los riesgos financieros”, pidiendo para esto “fortalecer la supervisión de las actividades financieras de las empresas de plataforma y tomar medidas enérgicas contra la minería y el comercio del bitcoin y prevenir resueltamente la transmisión de riesgos individuales al campo social”.

Asimismo, Pekín prohibió a sus instituciones financieras brindar servicios relacionados con criptomonedas, lo que aunado a la “jugada” o decisión del CEO de Tesla, ha causado, como mencioné al inicio, el desplome del valor de las criptomonedas, siendo la más afectada el bitcoin la cual ocupa el 52% del mercado total de este tipo de activos.

Ahora bien, para hablar un poco del futuro de los criptoactivos debemos mirar la situación actual de los mismos en el mundo con respecto a su permisividad o regulaciones.

Así vemos que existen algunos países donde las transacciones con criptomonedas son ilegales, como Bolivia, Ecuador, Argelia, Marruecos, Egipto y Vietnam, entre otros. Hay algunos Estados que han reconocido la legalidad de las operaciones con criptoactivos como EE.UU., Canadá, México, Japón, Sudáfrica, Panamá, Argentina, Venezuela, Suiza, Francia y Alemania, entre otros; y existen otros donde no hay regulación como Chile, Colombia, Reino Unido, India y Nueva Zelanda, pero las mismas son permitidas en atención a aquel principio de derecho que sostiene que se permite todo aquello que no esté expresamente prohibido por ley.

Por otro lado, vemos que en la actualidad hay más de 4,175 tipos de criptoactivos que mueven más de US$2 billones, de los cuales el bitcoin representa el 52% del mercado, el ethereum el 13%, el binance coin el 4% y el ripple el 4%, como las más conocidas; un auge que ha llevado al desarrollo de cajeros automáticos donde cualquier persona con un monedero virtual puede asistir y retirar divisas.

Actualmente existen en el mundo más de 15,000 cajeros, de los cuales América y Europa concentran más de 14,900 y Latinoamérica poco más de 100.

'Blockchain' como un modelo en expansión

La tecnología blockchain, sobre la cual se basan las transacciones en criptomonedas, cada vez está siendo más usada en diferentes ámbitos de la vida cotidiana, tales como cuidado de salud y farmacia, música, internet de las cosas (IoT), bienes raíces, seguros, filantropía, bancos, turismo, viajes, contratos inteligentes, notarías y registros, entre otros.

Este desarrollo cada vez mayor de transacciones vía blockchain nos hace concluir que las operaciones con criptomonedas serán más usadas por cuanto su tecnología les da a los participantes ciertas facilidades y garantías como transparencia y seguridad de los datos, ofreciendo una visión más clara de la procedencia de las transacciones, visible y verificable por todos los usuarios y auditable mediante el libro de registros; velocidad y simplificación, ya que permite a las empresas actuar más rápido debido a la simplificación del proceso de transmisión de datos y a una mayor velocidad de gestión debido a la ausencia de una autoridad central; seguridad y confianza, porque construye un entorno de confianza en el que el intercambio de datos se lleva a cabo a través de operaciones codificadas y cifradas, lo que permite salvaguardarlos y garantizar la seguridad de todos los involucrados; menor coste por transacción mediante la eliminación de intermediarios terceros y los gastos generales para el intercambio de activos.

Caso salvadoreño

En la imagen, el presidente salvadoreño, Nayib BukeleEFE

Como ejemplo de la ganancia de terreno que van teniendo las criptomonedas tenemos el hecho de que Nayib Bukele, presidente de El Salvador, ha anunciado su plan de exonerar de “impuestos sobre ganancias de bitcoin y con residencia permanente para criptoemprendedores”, indicando además que su país sería el primer Estado en adoptar esta criptodivisa como moneda de curso legal en su territorio, con lo que busca incentivar la inversión en el país centroamericano.

Según reseñó BBC, la ley establece solo el curso legal del bitcoin y no de otras criptomonedas. La medida no contó con los votos de 19 diputados, 14 parlamentarios de la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), 4 del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, derecha) y uno del diputado Johnny Wright de Nuestro Tiempo, todos partidos opositores.

El anuncio del Gobierno salvadoreño no ha logrado ningún impacto sobre las cotizaciones de la criptomoneda, sin embargo, es un indicativo de que estas tenderán a tomar más presencia, posesión y solidez como medio de pago electrónico u opción de ahorro/inversión.

Tanto la tecnología blockchain como los criptoactivos vinieron para quedarse; quizás muten hacia una nueva y única criptomoneda que sea aceptada universalmente, o bien se reduzcan las opciones y permanezcan las más sólidas en cuanto a mercado.

A pesar de la inestabilidad actual, las criptomonedas tenderán a hacerse cada vez más activas, y más países se sumarán no solo a su permisividad, sino a su regulación, la cual es fundamental para lograr su estabilidad y para combatir el lavado de activos.

Hasta tanto ello ocurra, debemos ser precavidos cuando decidamos invertir en criptoactivos, buscando diversificar el riesgo para soportar la presión de las variaciones en las cotizaciones, estando conscientes de que a mayor utilidad, mayor riesgo.

El autor es fundador y CEO de Trust Corporate