Carne ‘vieja’ por ‘novillo’ consume el panameño

Actualizado
  • 08/02/2011 01:00
Creado
  • 08/02/2011 01:00
PANAMÁ. Aunque la ley de clasificación de la carne de res en Panamá data de 1998, en la actualidad, varios comercios incumplen con la ob...

PANAMÁ. Aunque la ley de clasificación de la carne de res en Panamá data de 1998, en la actualidad, varios comercios incumplen con la obligación de informarles a los consumidores el tipo de carne por el cual están pagando.

Esta situación genera, en algunos casos, que se venda carne tipo C, considerada como carne vieja, en lugar de carne tipo A o de novillo.

Para Luis Martínez, ex presidente de la Asociación Nacional de Ganaderos, actualmente, la ley de clasificación de la carne de res no se está cumpliendo, pero lo más grave —indicó— es que los comercios venden sus cortes C a precio de A, lo que es injusto para el productor y para el consumidor.

¿Y LA EXTRANJERA?

Pero no solo la carne fresca vacuna nacional debe ser clasificada, sino también la congelada que ingresa al país, lo que amplía la incertidumbre sobre el tipo de carne que se compra.

Cifras de la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos indican que el año pasado al país se importaron 769 toneladas de carne de res, a diferencia del año anterior cuando la entidad registró la entrada de 475 toneladas de carne vacuna.

Según Mireya Pérez Calvo, encargada de la Oficina de Clasificación de la Carne del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), ‘toda carne que no sea clasificada en su país de origen automáticamente al ingresar a Panamá se considera de tipo C’.

TIPIFICACIÓN

La clasificación de la carne de res varía según la edad, sexo, grasa, peso y otros componentes del animal, al momento de ingresar vivo al matadero.

Estadísticas de la Oficina de Clasificación de la Carne del MIDA revelan que durante el 2010, a nivel nacional, en los mataderos se sacrificaron 274 mil 930 reses. Ver recuadro: Canales de bovino tipificadas

De este total, la mayoría era de carne tipo C, con 133 mil 608 bovinos mayores de 3.5 años. Estos animales tienen una dentadura permanente de 6 a 8 dientes, y se les considera reses o vacas viejas, debido a que en su vida útil el animal era destinado a la reproducción bovina o de producción de leche.

Los bovinos, ya sean hembras o machos, se determinan en ternero o T cuando el animal tiene un año máximo; tipo AA cuando tiene un máximo de dos años; y tipo A cuando tiene menos de tres años y medio. Ver recuadro: Canales de ganado bovino por sexo

Pérez Calvo explicó que las reses son clasificadas en el matadero por personal técnico de la entidad y del Ministerio de Salud; luego, los establecimientos que comercializan el producto están obligados a informar el tipo de carne que están ofreciendo, y esta acción debe ser verificada por la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (Acodeco).

No obstante, La Estrella al consultarle a la Acodeco sobre el tema de clasificación de la carne se le remitió al MIDA.

PRECIOS

En base al reporte de la Canasta Básica de Alimentos Familiar de la Acodeco, en diciembre 2010, los consumidores pagaron, en promedio, por la libra de carne de babilla $2.40; por el lomo de cinta con hueso $2.00; por la carne molida de primera $2.06; por el jarrete $1.77; y por el pecho 86 centavos.

CONSIDERACIONES

Pedro Acosta Insturaín, secretario general de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá, señaló que la ley de clasificación de la carne de res no ha funcionado en Panamá, pues los consumidores desconocen la calidad del producto que adquieren, pues es errado decir que hay carne de primera y de segunda cuando existen cuatro clasificaciones más.

Acosta Insturaín sostiene que, en su momento, la esencia de la ley era buena, pues se mejoraría la genética del hato ganadero, al tiempo que los consumidores aprenderían a exigir un producto de mayor calidad o menos edad de sacrificio.

Sin embargo, los datos oficiales del MIDA revelan lo contrario. Mientras la venta de carne de conserva (C) aumenta, la oferta de carnes de ternero (T), superior (AA) y selecta (A) disminuyen.

El consumo per cápita anual de carne vacuna sin hueso en Panamá es de 17 kilogramos y con hueso de 22 kilogramos.

Lo Nuevo
comments powered by Disqus