23 de Feb de 2020

Internacional

Obama debe reconocer en su viaje que América Latina cambió

)El presidente Barack Obama debe reconocer la nueva realidad de América Latina durante el viaje que iniciará la próxima semana, una gira...

)El presidente Barack Obama debe reconocer la nueva realidad de América Latina durante el viaje que iniciará la próxima semana, una gira que dejará atrás la "visión asistencialista", estimaron este jueves el canciller de El Salvador y embajadores de Brasil y Chile.

Con la visita de Obama, se debe trascender un enfoque "culturalmente muy arraigado: la visión asistencialista de que si nos va a visitar un presidente de un socio importante esa visita va a resolver por arte de magia todos los problemas del país", dijo el canciller salvadoreño, Hugo Martínez.

"De ninguna manera va a suceder así", señaló Martínez, quien está en Washington para ultimar los detalles de la visita de Obama.

El presidente estadounidense visitará El Salvador del 22 al 23 de marzo, en el último tramo de su primera gira por América del Sur y Central.El periplo, que comenzará el 19 de marzo, lo llevará primero a Brasil y Chile.

"Lo que nos gustaría es que se reconociera lo que la región es hoy en día, que en los últimos diez, quince años, América Latina ha cambiado", explicó el embajador adjunto chileno, Roberto Matus, en un acto en la Fundación Heritage con representantes de los tres países que visitará Obama."Y en segundo lugar reconocer las diferencias de cada país, para a partir de ahí construir una visión a largo plazo, una alianza", añadió.

En Brasil, Obama no debería dudar en abordar con la presidenta Dilma Rousseff las relaciones con países difíciles para Washington como Venezuela, opinó el embajador brasileño, Mauro Vieira."Ella puede darle una primera impresión del buen diálogo que tenemos con todos los países" de la región, explicó Vieira.

"La seguridad es importante pero no porque sea una preocupación para Estados Unidos sino para todos nosotros. Como la migración. No es cuestión de saber qué vamos a hacer para Estados Unidos sino qué vamos a hacer para todos nosotros", añadió el embajador salvadoreño, Francisco Altschul.

La seguridad y la migración serán los dos temas centrales que discutirá el presidente Mauricio Funes con Obama, dijo el canciller salvadoreño en un evento en el centro de análisis Diálogo Interamericano.

Pero el país centroamericano "siempre" considera la cooperación que pueda brindar Estados Unidos como "algo complementario a los esfuerzos propios", dijo Martínez.

La visita no será un "toma y saca" entre ambos países, si no una oportunidad para lograr "un ganar-ganar", señaló."No tenemos una política de manejar nada debajo de la mesa, todo lo que estamos acordando es de manera pública", afirmó.

Obama acude a América Latina con altos niveles de popularidad que se mantienen en la región a pesar de las dificultades políticas para su gobierno en Estados Unidos.La visita será la décimocuarta de un presidente estadounidense a Brasil, y la cuarta a Chile y El Salvador, informaron los diplomáticos.

Debido a la corta duración de las etapas, Obama no visitará en ninguna de las capitales los respectivos Congresos, describieron los embajadores.En El Salvador, también por el escaso tiempo, "la agenda no incluye contactos más allá de los oficiales", aunque se estudia la posibilidad de que Obama y Funes visiten un lugar "que sea muy emblemático para los salvadoreños", dijo Martínez, sin dar más detalles.

"Hay esa expectativa generalizada" por la visita de Obama, dijo el canciller, cuyo gobierno adelanta un "trabajo muy intenso en logística y seguridad".Obama debe formular un discurso de política exterior hacia la región, que está por definirse si será en Santiago o en Río de Janeiro, explicaron los respectivos diplomáticos de ambos países.

Los encuentros con empresarios ocuparán una parte destacada de la agenda en Chile y Brasil, así como una reunión que se prevé amplia con la sociedad civil en Río.