16 de Oct de 2021

Internacional

España limpia las calles tras el sismo que dejó ocho muertos y 130 heridos

Miles de personas se despertaban el jueves desconcertadas en la ciudad de Lorca (sureste) tras pasar la noche al raso por el sismo que ...

Miles de personas se despertaban el jueves desconcertadas en la ciudad de Lorca (sureste) tras pasar la noche al raso por el sismo que dejó ocho muertos y 130 heridos, mientras los servicios de emergencias limpiaban el manto de escombros que cubre las calles.

Los ocho fallecidos --uno de ellos menor de edad, cinco hombres y tres mujeres-- ya han sido identificados, según la alcaldía, y las autoridades estiman que la cifra no aumentará, ya que no ha habido avisos de desapariciones.

De los 130 heridos, tres de ellos están graves y "evolucionan favorablemente, y el resto están menos graves y leves", confirmó este jueves el alcalde de Lorca, Francisco Jódar, en una entrevista a la televisión pública.

Por su parte, "entre 10 y 15.000" personas desalojaron sus casas y pasaron la noche al raso en parques, plazas y aparcamientos de la ciudad por miedo a réplicas y a desprendimientos en sus domicilios.

Un sismo fue registrado a las 18H47 locales (16H47 GMT), horas después de un primer temblor de magnitud 4,4 que se produjo a las 15H05 locales (13H05 GMT) en el mismo lugar, según el servicio sismológico español."Casi nadie ha dormido en su casa esta noche en Lorca" y los vecinos se han trasladado "a otras poblaciones" o se han instalado "en el interior de sus coches, en la calle, en plazas y parques públicos", precisó el alcalde, que añadió que los servicios de emergencias les han "hecho llegar mantas, agua, alimentos, atención médica y psicológica".

La "desesperanza y el miedo de que vuelva a repetirse otro movimiento sísmico" se reflejaba en sus caras, según el regidor.Este jueves por la mañana, a falta de avisos de desaparecidos, las tareas se concentraban en limpiar las calles "quitando cascotes" y "desescombrando zonas", tareas en que a los servicios locales se unieron el miércoles unos 400 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), indicó a la televisión el director general de emergencias de Murcia, Luis Gestoso."Ahora la preocupación está en las cornisas" de los edificios, que pueden desprenderse, apuntó.

Además el ayuntamiento recibirá ayuda de expertos para evaluar la seguridad de los edificios, a los que "se va a colocar una pegatina verde" si son seguros y "roja" si no se puede entrar en ellos, precisó.

Según la televisión pública, unos 20.000 edificios han quedado afectados en toda la ciudad porque el seísmo ha sido en superficie.Mientras, "se están montando vivacs por parte de la Cruz Roja y el ejército para que las personas que tengan que pernoctar fuera de sus casas, lo hagan lo más cómodamente", detalló el alcalde.

Por su parte, los partidos políticos españoles suspendieron este jueves los actos de la campaña para las elecciones locales y regionales del 22 de mayo, el ayuntamiento decretó tres días de luto y el vicepresidente del gobierno español, Alfredo Pérez Rubalcaba, la ministra de Defensa, Carme Chacón, y los principales candidatos viajaban a la ciudad.

Lorca, de 90.000 habitantes, situada a 70 km de la ciudad de Murcia, está ubicada encima de una falla. El sureste de España es una de las zonas de mayor peligrosidad sísmica de la Península."Es normal que se alcancen esas magnitudes, pero tampoco tenemos constancia de magnitudes mayores en la zona", declaró el miércoles el director de la red sísmica española, Emilio Carreño.

El terremoto produjo daños en la localidad murciana de Totana, así como en la vecina provincia de Albacete (Castilla-La-Mancha), a más de 200 km al norte, y en las también provincias de Almería, Granada, Jaén, Málaga y Sevilla (Andalucía, sur).

El último sismo mortífero registrado en España dejó siete muertos en 1969 en Huelva (suroeste) tras un terremoto de 7,8 grados con epicentro en el suroeste del Cabo de San Vicente (Portugal).Y el de este miércoles es el más grave tras el registrado en 1956 en Granada (sur), que dejó 11 muertos.