Temas Especiales

26 de May de 2020

América

Holandés: ‘me obligaron a confesar’

LA HAYA/ LIMA. Un holandés de 22 años que reconoció haber asesinado a una peruana a fines de mayo en Lima afirma que la policía de Perú...

LA HAYA/ LIMA. Un holandés de 22 años que reconoció haber asesinado a una peruana a fines de mayo en Lima afirma que la policía de Perú le arrancó la confesión, en una entrevista publicada en el diario holandés De Telegraaf.

‘Si firmas esos papeles, serás extraditado a Holanda, me decían. Firmé todo en estado de total turbación, aunque ni siquiera sabía lo que estaba escrito’, declaró Joran van der Sloot, que fue entrevistado en su celda en Lima.

‘Durante la audiencia yo tenía muchísimo miedo y estaba trastornado, quería partir’.

‘Caí en una trampa’, insistió el holandés refiriéndose al asesinato de la hija de un industrial peruano, Stephanie Flores, de 21 años, encontrada muerta el 1 de junio en un hotel de Lima.

‘Exactamente cómo sucedió todo esto, lo diré más tarde. Mi abogado está interesado en primer lugar en todos los errores de procedimiento que se cometieron’, agregó el joven. ‘Yo no debería estar sentado aquí’, insistió.

Joran de Sloop, inculpado y encarcelado el 11 de junio por el homicidio de Stephanie Flores, fue interrogado ayer por un juez en la capital peruana.

El holandés también es el principal sospechoso en la desaparición de una estudiante estadounidense de 21 años, Natalee Holloway, en mayo de 2005 en Aruba, en las Antillas holandesas.

En una entrevista publicada por el Telegraaf el sábado, la madre del reo, Anita Van der Sloot, afirmó que su hijo estaba ‘enfermo de la cabeza’.

‘Mentía tanto que nos desesperaba. También me decía: ‘mamá, a veces no sé lo que es verdad y lo que es mentira’. Joran está enfermo de la cabeza, pero no quería ayuda’, declaró.

La diligencia judicial, que abre la etapa de instrucción del proceso, se realizó en forma reservada en la cárcel Miguel Castro Castro, donde el acusado está recluido desde el 11 de junio, tras confesar el crimen.

‘No quise hacerlo. La chica se entrometió en mi vida privada’, dijo a la policía Van der Sloot, que podría recibir una pena mínima de 15 años por los cargos de hurto simple y homicidio calificado (con agravantes).