Temas Especiales

04 de Jun de 2020

América

OEA extiende misión mediadora en litigio

MANAGUA. El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, decidió ampliar consultas en Managua y extender su gestión mediadora del ...

MANAGUA. El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, decidió ampliar consultas en Managua y extender su gestión mediadora del conflicto limítrofe entre Nicaragua y Costa Rica hasta hoy, para ayudar a los dos países a iniciar un ‘proceso de distensión y diálogo’.

Insulza, quien cumplió ayer tres días de gestiones diplomáticas en la región, se disponía a promover un acercamiento entre Managua y San José, tras escuchar los argumentos presentados por los dos países en torno al diferendo surgido por una franja territorial ubicada en el extremo este de la frontera común, que comparten desde la firma del Tratado Caña Jerez en 1858.

Tras reunirse la noche del sábado con el presidente nicaragüense Daniel Ortega en Managua, Insulza consideró que a pesar de las tensiones que la disputa ha creado entre Nicaragua y Costa Rica, ‘no existe en los países un ánimo de confrontación’ y que ambos gobiernos están claros que deben ‘encauzar estos temas por la vía jurídica y la vía pacífica’.

Ayer el titular de la OEA volvió a Costa Rica, con el fin de entrevistarse con la presidenta Laura Chinchilla, con quien conversará de los alcances logrados en las reuniones sostenidas el sábado y ayer con el presidente nicaragüense, Daniel Ortega.

Por su parte, un comunicado de la cancillería costarricense anunció que el Secretario General visitará hoy la Isla Calero.

LOS ARGUMENTOS

Costa Rica denunció el 3 de noviembre ante el Consejo Permanente de la OEA, que tropas nicaragüenses habían ‘invadido’ la zona en conflicto, llamada Isla Calero y que ellos dicen que les pertenece.

Según San José, la franja también ha sido usada como depósito de los sedimentos que Managua está extrayendo del fronterizo río San Juan, para recuperar el curso del caudal, que también ha sido motivo de históricas discordias.

En tanto, la presidenta costarricense Laura Chinchilla se reunió el sábado con Insulza y condicionó un diálogo con Managua al retiro de sus tropas de la zona limítrofe y advirtió que si la OEA no resolvía el diferendo acudiría al Consejo de Seguridad de la ONU.

Por su parte, Ortega no respondió a la exigencia militar de Chinchilla y propuso, tras conversar varias horas con Insulza en Managua, formar una comisión bilateral para delimitar bien la frontera para resolver el diferendo, conforme a los tratados y laudos vigentes hace más de un siglo.

Además, Ortega manifestó que tiene ‘la mejor buena voluntad para que esta situación no se siga escalando, porque le preocupa que intervengan terceros países en la confrontación’.

Sin embargo, admitió que el ejército nicaragüense ha aumentado su presencia en la frontera con Costa Rica, pero para luchar contra el narcotráfico, debido a que el país vecino tenía una precaria vigilancia en la zona.

Nicaragua, el país más pobre, pero más grande de Centroamérica, ha emprendido numerosos juicios limítrofes contra sus vecinos y también Colombia, para conservar la integridad de su territorio.