Temas Especiales

27 de Nov de 2020

América

Costa Rica se niega a entregar informe

COSTA RICA. El ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Enrique Castillo, descartó que su país tenga que entregar a Nicaragua es...

COSTA RICA. El ministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Enrique Castillo, descartó que su país tenga que entregar a Nicaragua estudios de impacto ambiental o explicaciones sobre la carretera que se construye paralela a la frontera con ese país.

Castillo aseguró a Xinhua que su país no tiene porqué responder a las demandas de Managua, cuando el gobierno del presidente Daniel Ortega tampoco ha informado sobre el desarrollo de diversos proyectos en la zona fronteriza.

‘Nicaragua no ha presentado estudios de impacto ambiental sobre el proyecto Brito, sobre la construcción de un aeropuerto ya concluido en la zona del humedal protegido, sobre la invasión a nuestro territorio, sobre el dragado al río San Juan tirando los sedimentos en territorio costarricense’, afirmó Castillo.

‘En este momento el único país que está haciendo obras en el lecho del río San Juan es Nicaragua. No nos ha presentado estudios de impacto ambiental. Costa Rica no tiene ninguna obligación de darle ninguna explicación a Nicaragua’, añadió.

El canciller aseguró que la carretera paralela a la frontera se realiza enteramente en suelo costarricense y sin mayor afectación al medio ambiente; y consideró este proyecto como una necesidad ante las ‘agresiones’ perpetradas nicaragüenses.

‘Estamos invadidos, estamos amenazados por el ejercito nicaragüense que está recorriendo la frontera con un pelotón llamado ‘ecológico’ de 500 soldados’, manifestó Castillo.

El ministro descartó cualquier posibilidad de diálogo con Nicaragua durante la próxima cumbre del Sistema de Integración Centroamericano que iniciará el próximo hoy, viernes, pues Costa Rica asegura que su país vecino está violentando el derecho internacional.

Explicó que a raíz del conflicto por la incursión de tropas nicaragüenses en la Isla Calero-Isla Portillo el año anterior, la CIJ ordenó a las partes retirarse del área.