Temas Especiales

02 de Jun de 2020

América

Barack Obama defiende su apuesta por la educación

EEUU. En una entrevista para la cadena MTV, el presidente de los EEUU que se juega la reelección, Barack Obama, defendió su propuesta de...

EEUU. En una entrevista para la cadena MTV, el presidente de los EEUU que se juega la reelección, Barack Obama, defendió su propuesta de emplear una educación superior más accesible para combatir el desempleo juvenil: ‘Tenemos que crear puestos de trabajo aquí, y no fuera del país. Pero la clave es la educación. El desempleo entre los jóvenes con educación superior es la mitad que entre aquellos que no la tienen’, subrayó el presidente durante la entrevista.

Obama insistió en que su administración ha creado, según sus datos, más de cinco millones de empleos en los últimos 31 meses. También señaló que empujó al Congreso para que las tasas de interés de los préstamos estudiantiles no se vieran incrementadas.

Además del desempleo, Obama respondió a preguntas relacionadas con el matrimonio homosexual y los derechos de la mujer. ‘Tengo dos hijas y están creciendo muy rápido. Quiero que tengan las mismas oportunidades que los hombres y que cobren lo mismo que ellos por el mismo trabajo realizado’, enfatizó el presidente.

También atacó los planes de su rival republicano de suprimir las subvenciones a la organización Planned Parenthood, que suministra servicios de salud reproductiva y que, según las palabras del Presidente, ‘es el único modo mediante el cual muchas mujeres pueden cuidar de su salud, especialmente cuando no tienen todo el apoyo que necesitan’.

ROMNEY Y LA ECONOMÍA

Mientras que el Presidente habla de diversos temas y propuestas para cada uno de ellos, el rival republicano Mitt Romney se concentra en el que considera el punto débil de la administración Obama: la economía.

Valiéndose de evidencia fresca, Romney dijo que el Barack Obama heredó una situación mala cuando tomó el cargo y luego ‘empeoró el problema’.

Romney criticó al hombre a quien espera derrotar: ‘No reparó nuestra economía, no salvó al Medicare ni al Seguro Social, no doblegó el gasto ni el endeudamiento, no cruzó el pasillo para unirnos’, dijo. Y agregó: ‘Hace cuatro años, EEUU votó por un Presidente conciliador entre partidos, pero han visto al más político de los presidentes y a un Washington paralizado’, agregó.

El adversario republicano tomó prestado un tema de la exitosa campaña de Obama en 2008, diciendo que él y su compañero de fórmula electoral, Paul Ryan, pueden traer ‘un cambio real al país’. Y adaptó una línea revelada por el expresidente Bill Clinton este verano en la Convención Nacional Demócrata: ‘Este no es el momento de redoblar las apuestas por políticas de gobierno que nos han fallado’.

ENCUESTAS PAREJAS

Los últimos sondeos de opinión en EEUU muestran que ambos candidatos están muy parejos.

Todo indica que aunque en todos los estados las urnas son electrónicas, el conteo y chequeo de los votos representará un gran desafío si la diferencia es muy estrecha. Se trata de una situación en la cual cada voto cuenta.

Romney hizo campaña en Iowa y Ohio en momentos en que las encuestas muestran una contienda reñida. Aunque sus asistentes aseveraron que tienen el impulso, citando encuestas recientes, el equipo de Obama dijo que el Presidente encabeza o está empatado en cada uno de los nueve estados indecisos donde ambas partes han concentrado cientos de millones de dólares en anuncios de televisión en los últimos cinco meses.

Real Clear Politics, una organización que calcula continuamente el promedio de las encuestas mas importantes del país, indicó que si hoy tuvieran lugar las elecciones, a nivel del voto popular Romney derrotaría a Obama con 47,9 por ciento de los votos contra el 47 por ciento de los sufragios que lograría el presidente. Pero como en EE.UU. el sistema es indirecto, a nivel del Colegio electoral, Obama lograría imponerse, sin embargo, al reunir 201 electores contra 191 de su adversario.

Lo cierto es que Romney ha ganado adeptos y Obama tomó nota de eso. Días pasados se reunió con un grupo de voluntarios demócratas y les comunicó la dura realidad: ‘Podemos perder estas elecciones’. Además, en medio de la maratón de la semana pasada por ocho estados decisivos, mantuvo dos teleconferencias con los voluntarios de su partido para instarlos trabajar más y más duro para conseguir ganar: ‘Si no conseguimos llevar a las urnas todos los votos, podemos perder estas elecciones. La buena noticia es que tenemos votos suficientes para ganarlas, sólo hay que conseguir que voten’. En tiempo de descuento, no hay descanso.