Temas Especiales

23 de Apr de 2021

América

Chávez, líder auténtico de masas

La parca ha cumplido una vez más con su designio. Le ha arrancado la vida a un hombre leal y comprometido con su vocación y con sus idea...

La parca ha cumplido una vez más con su designio. Le ha arrancado la vida a un hombre leal y comprometido con su vocación y con sus ideales de redención, independencia, libertad y justicia social. Al Libertador, de la misma patria, se lo llevó con la tuberculosis, y a Chávez se lo lleva con el cáncer. Ironía de esta Ley inexorable, que fortalece el mensaje por la unidad indoamericana (latinoamericana) y del Caribe, única formula que permitirá a los pueblos del Continente Americano, desde el Río Bravo hacia abajo, lograr desarrollo integral.

Quienes combatieron y vilipendiaron a Chávez, como hombre y como estadista, deben, en su pequeñez, sentir vergüenza al haber tenido el honor de haberse ocupado o enfrentado a un líder con principios humanitarios y vocación democrática. A un hombre de extracción humilde, valiente, que conoció y vivió la realidad de millones de pobres que lo lloran y que sobreviven a las cargas de una explotación infame e insaciable que no repara en anteponer sus intereses económicos a la vida de los seres humanos. Los EEUU dicen esperan cambios en Venezuela. Insisten en su error. Los cambios DEBE darlos ese país y sus aliados en su aberrante y temeraria dominación del mundo. Basta de hipocresía, falsedades, imposiciones, conjuras, torturas y muerte de pobres. ¡Que lástima y que pena, la coexistencia de dos mundos en uno, donde unos pocos derrochan la riqueza y los recursos que, con sudor, lágrimas y muerte, generan millones de pobres que sobreviven a su lado! Es la brecha que todos conocemos y que cada vez es más grande, dolorosa e ignorada en el mundo. Esa es la brecha que impide la paz. Insisto, el éxito de los gobiernos NO radica en el índice de crecimiento económico sino en el grado de solidaridad y distribución de los ingresos, igual en que, una democracia orgánica NO es posible sin una democracia económica. Esto lo valoró y practicó el carismático Hugo Rafael Chávez Frías. Yo no defiendo al hombre, valoro y festejo cuanto incorporó a su accionar de gobernante de un país de empobrecidos pero con grandes riquezas recuperadas con las que empezó a construir la democracia real, misma que, con mano solidaria y honesta, sin la coima que defienden los corruptos, extendió a otros pueblos y gobiernos de América. No invadió, no financió guerras, sabotajes o desestabilización de gobiernos, pero no le tembló el puño, ni la voz para reclamar justicia y respeto. ¿Cometió algún error?, ‘el que esté libre de pecado…’ dijo el Rabí de Galilea, que, como Chávez y millones en el mundo, han vivido la discriminación, la persecución y la difamación financiada. Como tengo fe en el Creador del Universo, el descalabro que significa la pérdida de este soldado servirá para fortalecer la unidad y solidificar el modelo que han escogido los países emergentes y que los depredadores de la humanidad sean sujetados, expulsando de ellos el demonio y su voracidad de enriquecimiento ilícito y criminal.

MUNDO EN MARCHA