07 de Dic de 2022

América

El fiscal Douglas Meléndez celebra "histórica" condena contra expresidente Funes

Meléndez, celebró la condena contra el expresidente Mauricio Funes y su hijo Diego Funes Cañas por enriquecimiento ilícito

El fiscal Douglas Meléndez celebra
El fiscal Douglas Meléndez celebra "histórica" condena contra expresidente Funes

El fiscal general de El Salvador, Douglas Meléndez, celebró hoy la condena "histórica" contra el expresidente Mauricio Funes (2009-2014) y su hijo Diego Funes Cañas por enriquecimiento ilícito dictada por un tribunal civil este martes.

"Es un hecho histórico" y "estamos satisfechos en cuanto a la condena, es un hecho sin precedentes que marca el rumbo de la lucha contra la corrupción en El Salvador", aseguró Meléndez en rueda de prensa.

Los jueces de la Cámara Segunda de lo Civil de la Primera Sección del Centro determinaron este martes que Funes y su hijo se enriquecieron de forma ilícita en más de 419.000 dólares, cifra que deberán "restituir al Estado", más las "costas procesales", según la resolución.

El titular de la Fiscalía apuntó que revisarán el documento para determinar si apelarán la decisión de exonerar a la exesposa de Funes y secretaria de Inclusión Social del Gobierno, Vanda Pignato, y la suma atribuida.

Funes, asilado en Nicaragua desde septiembre de 2016, rechazó el martes en sus redes sociales la "injusta y arbitraria" condena y sostuvo que recurrirá la decisión, porque "no se puede condenar a imputados que no sustrajeron dineros del Estado y que su patrimonio es lícito".

El fallo establece que, de los 419.145 dólares cuestionados, Funes deberá devolver 206.660, mientras que su hijo 212.484 dólares, montos que serán liquidados de los bienes congelados a estos, de acuerdo con la Fiscalía.

El ex jefe de Estado es investigado penalmente en El Salvador por enriquecimiento ilícito y "posible" lavado de dinero durante su gestión, un proceso derivado de este juicio civil ordenado por el Supremo en febrero de 2016.

Funes y la ex primera dama Vanda Pignato, de origen brasileño, también fueron salpicados por el escándalo de sobornos de la constructora Odebrecht en Brasil y por la que la Fiscalía salvadoreña tiene abierta una investigación.