La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

América

Médicos de Nicaragua se suman a alianza opositora en medio de la crisis

La Unidad Médica Nicaragüense está conformada por médicos y trabajadores de la salud que han rechazado la orden de no atender a los manifestantes heridos en ataques armados del Gobierno

La Unidad Médica Nicaragüense, uno de los movimientos más activos en las protestas contra Ortega, cuenta con 650 profesionales.Rodrigo Sura | EFE

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, movimiento opositor de Nicaragua, anunció este viernes la adhesión de la Unidad Médica Nicaragüense, en el marco de la crisis sociopolítica que afecta al país.

La Unidad Médica Nicaragüense está conformada por médicos y trabajadores de la salud que han rechazado la orden de no atender a los manifestantes heridos en ataques armados del Gobierno o de grupos oficialistas, desde el estallido social de abril de 2018 contra el presidente Daniel Ortega.

La posición de los miembros de la Unidad Médica Nicaragüense les ha traído como consecuencia su destitución del sistema de salud pública, y una parte de ellos han tenido que buscar refugio en el exilio debido a que en Nicaragua sus vidas corrían peligro.

"La Unidad Médica ha jugado un papel fundamental en la lucha por la libertad, la democracia y los derechos de los profesionales de la salud (...) ha defendido valientemente los derechos laborales de todos aquellos profesionales que tomaron una postura digna y atendieron y siguen atendiendo médicamente a los reprimidos", informó la Alianza, en un comunicado.

Según datos de la oposición, en casi 18 meses de crisis, la Unidad Médica, que tiene capítulos en Costa Rica, Estados Unidos, El Salvador, Honduras y Ecuador, además de Nicaragua, ha realizado al menos 7.850 consultas, principalmente a personas que fueron rechazadas en los centros hospitalarios por no identificarse con el Gobierno sandinista.

La Unidad Médica Nicaragüense, uno de los movimientos más activos en las protestas contra Ortega, cuenta con 650 profesionales, entre ellos 116 médicos especialistas, 28 subespecialistas, 62 médicos generales, 54 enfermeros, 270 técnicos, 45 especialistas de apoyo y 75 estudiantes de medicina.

La Alianza Cívica es el único interlocutor de la oposición reconocido por la comunidad internacional en un eventual tercer diálogo nacional con el Gobierno, para encontrar una a salida pacífica a la crisis de Nicaragua, tras dos intentos fracasados en 2018 y 2019.

En la Alianza convergen empresarios, estudiantes, académicos, trabajadores, afrodescendientes, campesinos, juristas, y ahora también los médicos.

La crisis ha dejado al menos 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales cuentan hasta 651 víctimas, y el Gobierno, que se dice víctima de un "golpe de Estado fallido", reconoce 200.