Temas Especiales

13 de Aug de 2020

América

Poco probable que Maduro tenga el mismo fin que Noriega, afirma diario estadounidense

El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a Maduro y sus aliados más cercanos de cooperar con la guerrilla colombiana

Nicolás Maduro
El mandatario venezolano, Nicolás Maduro.Rayner Pena | EFE

Llevar al líder venezolano Nicolás Maduro ante la justicia es "poco probable" en el contexto del juicio que se siguió a Manuel Noriega, derrocado después de que Estados Unidos invadió en 1989 Panamá, opinó este jueves The Miami Herald.

Las razones: tiene algo de apoyo popular y continúa disfrutando del respaldo del mando superior del ejército venezolano.

En un artículo titulado "Acusación contra Maduro recuerda a Noriega en Panamá, pero ¿tendrá el mismo final?", el diario analizó los pormenores del derrocamiento, captura y enjuiciamiento de Noriega, el primer jefe de Estado en funciones en ser llevado ante los tribunales estadounidenses acusado de recibir $4.6 millones en sobornos a cambio de permitir que los carteles colombianos usaran Panamá para traficar cocaína.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a Maduro y sus aliados más cercanos de cooperar con la guerrilla colombiana para convertir a Venezuela en un refugio para el narcotráfico. La Agencia Antidrogas Estadounidense (DEA) ofreció una recompensa de $15 millones por su captura.

"No veo la posibilidad de una acción militar similar a la invasión de Panamá en 1989, que resultó en la captura de Manuel Noriega. Hay mucho menos interés nacional en destituir a Maduro que en destituir a Noriega", dijo Lawrence Gumbiner, consultor internacional en Colombia y exdiplomático estadounidense, citado por el Herald.

Eric Farnsworth, quien trabajó en la oficina de Panamá en el Departamento de Estado justo después de la operación militar contra Noriega, dijo al diario de Miami que la repetición de una acción de ese tipo es poco probable, aunque la administración de Trump nunca ha descartado las opciones militares contra Maduro.

A través de un comunicado oficial, el régimen venezolano  calificó de "miserables, infundadas y vulgares" las acusaciones.

Maduro se ha pasado toda la semana advirtiendo que Washington y Colombia están conspirando para intentar lanzar un golpe de estado en medio de la crisis generada por el coronavirus.

"El coronavirus y la acusación contra Maduro, son una mezcla explosiva", dijo, por su parte, el diario colombiano El Tiempo.

Las nuevas acusaciones se producen en medio de una profunda lucha de poder en Venezuela, donde Juan Guaidó, el presidente de la Asamblea Nacional, está tratando de obligar a Maduro a dejar el cargo y celebrar nuevas elecciones, opinó el Herald, señalando que si bien Guaidó es considerado el líder legítimo del país por Estados Unidos y más de 50 países, tiene poco poder real en esa nación.

Washington ha ido incrementando las sanciones económicas contra Venezuela y la acusación del jueves forma parte de esa campaña de "máxima presión", afirmó Farnsworth.

Pero si el objetivo final de Washington es romper el estancamiento político y propiciar una transición en Venezuela, no está claro si la nueva acusación lo logrará, resaltó el diario de Miami.

"Es difícil decir si la acusación hace que un resultado negociado sea más o menos probable", dijo Farnsworth. "Tuvimos una negociación con Noriega, por lo que se podría argumentar que en el caso de Venezuela esto realmente nos da otra herramienta para negociar. Pero, al final del día, tomó una acción militar estadounidense en Panamá para deshacerse de él", concluyó.