Temas Especiales

02 de Jun de 2020

América

EE.UU. sanciona al jefe del Ejército de Nicaragua y al ministro de Hacienda 

Las acciones para ambos representantes se dan por supuestas participaciones en actos de corrupción y brindar apoyo al régimen de Daniel Ortega 

General de Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés Castillo
El General de Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés CastilloEFE

Estados Unidos (EE.UU.) anunció este viernes sanciones contra el jefe de las Fuerzas Armadas de Nicaragua, Julio César Avilés, y contra el ministro de Hacienda, Iván Acosta, por supuestamente participar en actos de corrupción y por ayudar a "silenciar" las voces prodemocráticas en el país centroamericano.

En un comunicado, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, argumentó que Avilés y Acosta han sido sancionados por su apoyo significativo al "régimen" del presidente nicaragüense, Daniel Ortega, para "reprimir y desmantelar las instituciones demócráticas" de Nicaragua.

"Esta nueva acción sirve para impulsar la política de EE.UU. para responsabilizar a aquellos individuos y entidades que jugaron un papel clave en el mal gobierno de Ortega y que perpetraron graves abusos contra los derechos humanos y buscaron silenciar las voces prodemocráticas en Nicaragua"Mike Pompeo
​Secretario de Estados Unidos

Como resultado de las sanciones de este viernes, quedan congelados todos los bienes que Avilés y Acosta pudieran tener en EE.UU.

Además, se les prohíbe hacer cualquier transacción financiera con ciudadanos estadounidenses o que implique algún tipo de tránsito por la potencia norteamericana, lo que busca dificultar a los sancionados el acceso al sistema financiero internacional, basado en el dólar.

Según el Departamento de Estado, como jefe de las Fuerzas Armadas, Avilés dio "apoyo" a los grupos paramilitares que agredieron a quienes comenzaron a manifestarse contra Ortega en abril de 2018.

Por otro lado, Washington responsabiliza a Acosta "de haber coordinado las financias del régimen para dar prioridad a la represión, evitar reformas democráticas y la toma de responsabilidad por violaciones de derechos humanos", aseguró la nota de prensa.

En Nicaragua, estallaron el 18 de abril de 2018 unas manifestaciones contra unas reformas de la Seguridad Social que se tornaran en una protesta contra Ortega, que dejó 328 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Organizaciones locales de derechos humanos elevan esa cifra a 684, mientras que el Gobierno reconoce solo 200 fallecidos y denuncia un supuesto intento de golpe de Estado.

Desde el principio, el Gobierno de Donald Trump ha apoyado a la oposición nicaragüense y ha impuesto sanciones para debilitar y asilar internacionalmente a Ortega.

Entre otros, Washington ha sancionado a la vicepresidenta y primera dama del país, Rosario Murillo, así como al hijo del matrimonio, Rafael Antonio Ortega Murillo.