Temas Especiales

29 de Oct de 2020

América

Bolivia celebrará elecciones complejas, afirma jefe electoral

El presidente del organismo electoral boliviano también indicó que, con la llegada de la covid-19, la organización de las elecciones chocó con diversas complicaciones

Bolivia celebrará este 18 de octubre el proceso electoral “más complejo” de su historia democrática, aseguró este jueves el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero.

Las fallidas elecciones del año pasado desembocaron en una grave crisis social.EFE

El funcionario, en una conferencia telemática con la Asociación de Corresponsales de Prensa Internacional (ACPI), señaló que la definición “no es exagerada”, ya que la complejidad de organización de los comicios estuvo marcada inclusive antes de la llegada de la pandemia de la covid-19 al país, en marzo pasado.

La dificultad estuvo dada por “la anulación de la elección de 2019”, que es algo de “mucha gravedad para cualquier país”, mencionó Romero, que apuntó que en este siglo solo se anularon dos elecciones, la peruana en 2000 y la boliviana el año pasado, en América Latina.

El presidente del organismo electoral boliviano también indicó que, con la llegada de la covid-19, la organización de las elecciones chocó con dos complicaciones: por un lado la definición de la fecha de los comicios, anteriormente fijados para el 3 de mayo y luego postergados para el 9 de septiembre, para después demorarlos finalmente al 18 de octubre.

Además del desafío de “adaptar” el día de la votación a las condiciones de la pandemia, comentó.

El día de la elección en Bolivia, a la que están llamados 7,3 millones de electores, está dividido en dos turnos, por la mañana y la tarde, bajo el control de la terminación del número del documento de identidad, con una hora más de lo habitual para la votación, entre otras medidas de bioseguridad para evitar aglomeraciones que conlleven un riesgo de contagio del nuevo coronavirus.

Por la pandemia, Romero detalló que la votación de residentes bolivianos en el extranjero llegará a los 300,000 en cerca de 30 países, a excepción de Panamá, que comunicó que no será posible, y en Chile el sufragio se efectuará únicamente en Santiago, pero no en otras ciudades.

“Vamos a tener una jornada electoral limpia, segura y confiable”, resaltó Romero.

Bolivia elegirá este domingo a su presidente, vicepresidente, diputados y senadores para el ejercicio de mandato por cinco años.

Los comicios están convocados casi un año después de que se anularan los del 20 de octubre de 2019, entre denuncias de fraude a favor del entonces presidente Evo Morales, que había sido declarado vencedor para un cuarto mandato consecutivo y siempre ha negado esa acusación, que sigue bajo investigación judicial en Bolivia.

Las fallidas elecciones del año pasado desembocaron en una grave crisis social y política en el país, que dejó al menos 37 muertos y más de 800 heridos según la Defensoría del Pueblo de Bolivia.

Filas en bancos

Por otra parte, a tres días de las elecciones, las filas se hacen recurrentes en bancos, casas de cambio, mercados, gasolineras y en puertas de Migración, para por ejemplo sacar pasaportes, ante la incertidumbre de la situación después de los comicios del 18 de octubre.

Un grupo de personas hacía fila este jueves en puertas de la Dirección General de Migración en La Paz para realizar una serie de trámites, entre los más recurrentes sacar el pasaporte.

Uno de ellos era Víctor Peralta, que contó a EFE que si bien él ya tenía programado sacar su pasaporte en estos días para ir a visitar a su madre, ha notado que hay más personas en la fila de lo usual.

“Hay mucho mal entendido, porque la gente piensa que después de las elecciones va a haber harto conflicto aquí”, manifestó el joven.

Por su parte, Rubén, quien prefirió no dar su apellido y que también hacía la misma fila en Migración, comentó que hay muchos rumores de convulsión social luego de las elecciones del domingo, por lo que ante la “especulación” es mejor prevenir.

“Es inusual, la gente está un poco confundida por los últimos acontecimientos, está algo temerosa, es algo anormal”, declaró a EFE.

Rubén sostuvo que fueron las redes sociales y los mensajes de abastecerse y tomar previsiones lo que lo ha hecho “confundir” y tomar decisiones como realizar trámites pendientes en Migración y hacer fila para llenar el tanque de su automóvil.

“La gente anda con miedo, con pavor, no sabemos hasta cuándo llegará a pasar todo esto; yo en lo personal estoy confundido”, confesó.

De la misma manera, las filas en las gasolineras se mantienen por distintos barrios de La Paz, a pesar de que autoridades de la Agencia Nacional de Hidrocarburos garantizan el abastecimiento y piden mantener la calma.

El miércoles, el ministro interino de Defensa, Luis Fernando López, pidió a la población no entrar en un “nerviosismo extraordinario” y que no se genere temor “donde no hay”.

Los temores surgen ante amenazas de sectores afines al Movimiento al Socialismo (MAS) de una convulsión social si hay irregularidades en los comicios que confían ganar en primera vuelta.

Las fallidas elecciones del año pasado desembocaron en una grave crisis social y política en el país, y episodios de violencia que dejaron al menos 37 muertos y más de 800 heridos, según la Defensoría del Pueblo de Bolivia.