Temas Especiales

10 de May de 2021

América

Honran a las víctimas de matanza salvadoreña de El Mozote a pesar de la covid-19

En el evento, que se llevó a cabo en el caserío El Mozote, lugar de la masacre, a más de 173 kilómetros de la capital salvadoreña, solo participó un reducido grupo de personas

El Salvador
Libro que registra las primeras exhumaciones de la masacre El Mozote, perpetrada por el ejército de El Salvador hace 39 años. |Efe

Familiares de víctimas, defensores de derechos humanos y miembros del cuerpo diplomático acreditado en El Salvador conmemoraron este sábado el 39 aniversario de la masacre de El Mozote (1981), perpetrada por el Ejército, bajo medidas estrictas de bioseguridad por la pandemia del coronavirus.

En el evento, que se llevó a cabo en el caserío El Mozote, lugar de la masacre, a más de 173 kilómetros de la capital salvadoreña, solo participó un reducido grupo de personas y fue transmitido por las redes sociales de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) y de la Asociación Promotora de Derechos Humanos de El Mozote.

"El 2020 ha sido un año que nos ha puesto en una situación compleja por la crisis de salud derivada de la pandemia, pero que no ha detenido la lucha por la dignidad de estas comunidades frente al caso de la masacre de El Mozote y lugares aledaños", señaló durante su intervención David Morales, abogado acusador en el proceso penal.

El también miembro de la organización humanitaria Cristosal indicó que el proceso penal, pese a la pandemia, "ha seguido avanzando".

La causa penal, que se encuentra en fase de instrucción, se lleva a cabo contra más de una docena de mandos militares, incluidos algunos miembros de la cúpula militar de la época de la guerra civil (1980-1992).

Por su parte, la coordinadora residente del Sistema de las Naciones Unidas en El Salvador, Birgit Gerstenberg, manifestó que "este año ha sido muy particular por la pandemia de la covid-19 y parecía, por un momento, que otros temas no tenían la misma importancia" pero "quiero asegurarles que esto no es así, por eso estamos acá (en El Mozote) y hasta que sea necesario".

"Volvemos aquí para expresar nuestra decisión de acompañar a las víctimas de esta masacre y de otras graves violaciones de derechos humanos que han ocurrido durante el conflicto armado interno", agregó la diplomática.

En tanto, el procurador de derechos humanos, José Apolonio Tobar, apuntó que "la pandemia imposibilitó que muchas personas estuvieran presentes en este acto de conmemoración", pero señaló que han realizado "un esfuerzo enorme por estar aquí (en El Mozote) y honrar a las víctimas".

Como parte de la actividad se llevaron ofrendas florales en el monumento dedicado a las víctimas, que en su mayoría son menores de edad, y para guardar el distanciamiento social los arreglos fueron colocados por grupos de tres personas.

Según el Informe de la Comisión de la Verdad de las Naciones Unidas en El Salvador de 1993, entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981, unidades del Batallón Atlacatl torturaron y ejecutaron "deliberada y sistemáticamente" a niños, hombres y mujeres del cantón El Mozote y otros aledaños.

UNA MASACRE DE NIÑOS

De acuerdo con Morales, a través del trabajo forense se han recuperado restos que pertenecían a casi 400 personas y el 75 % de esos restos correspondían a niños menores de 12 años.

"Es este sitio de martirio popular, al lado de la iglesia, en una pequeña cabaña conocida como el convento, en 1992 se recuperaron los restos de 143 personas, entre ellos se recuperaron 136 esqueletos de niños cuyo promedio de edad era de seis años", recordó el abogado.

Señaló que los expertos forenses declararon, en ese momento, que probablemente existían más niños fallecidos, pero que "se trataba de bebés de tan corta edad que sus restos óseos se habían pulverizado".

Morales indicó que también una joven en su tercer trimestre de embarazo se encontró en ese lugar "donde (estas personas) fueron asesinadas por 24 tiradores que utilizaron fusiles M16 con balas fabricadas en los Estados Unidos".

"Estas son las dimensiones del crimen, la masacre ha sido plenamente probada. Las víctimas, que eran personas civiles, no combatientes, personas inocentes, fueron declaradas objetivo militar por el alto mando (militar) de la época que utilizó una de sus herramientas favoritas -el Batallón Atlacatl- para perpetrar el crimen", subrayó.

ESPERANZA DE JUSTICIA

A 39 años de la masacre, los familiares de las víctimas esperan con mucha esperanza que se haga justicia, como en el caso de Amadeo Martínez, quien declaró a Efe que seguirán insistiendo para conocer la verdad y para que se condene a los culpables.

"A 39 años que ocurrió esta terrible masacre se debe de mantener en la memoria histórica (...) cada año que celebramos un aniversario más para mí es muy doloroso, pero al mismo tiempo me siento satisfecho porque es otro año más que estamos logrando recordar lo que ocurrió", dijo.

Señaló que espera que en 2021 "se abran los archivos militares para saber la verdad y ver quiénes dieron la orden (para perpetrar la masacre)".

El bloqueo a los archivos militares, defendido por el presidente Nayib Bukele, se extendió a seis unidades militares y llevó al juez del proceso a pedir a la Fiscalía que investigue el papel del mandatario en las mismas para determinar si se cometió algún delito.