20 de Oct de 2021

América

Oro de sangre en patrimonio de la humanidad

'En el Arco Minero se están violando derechos colectivos e individuales de nuestros indígenas de forma criminal, irracional y atroz'

Finalmente, gracias al trabajo en conjunto y en especial de la oenegé SOS Orinoco fue aprobada y sin enmiendas la resolución de la Unesco sobre el Parque Nacional Canaima, y le piden al régimen de Nicolás Maduro que reciba a la Comisión de Monitoreo Reactiva para constatar el estado de valores del sitio Patrimonio Mundial. Es importante realizar todos los esfuerzos para que se logre efectuar una inspección en Canaima, para verificar el daño ecológico causado a esta reserva de la humanidad.

Desde 2016 se ha incrementado el flujo de denuncias, pero esto es un problema ambiental, económico y social que data de hace más tiempo, y que se ha intensificado en los últimos años. Exigimos que se permita la presencia de la comisión de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), a fin de que pueda validar todo lo que allí sucede.

En el Arco Minero se están violando derechos colectivos e individuales de nuestros indígenas de forma criminal, irracional y atroz, solo comparable con un infierno presente en la tierra. Lo peor que puede hacerse en esta situación es callar. Por eso queremos ser la voz de quienes no tienen voz, y llevar esta denuncia hasta el último rincón del planeta, hasta lograr detener esta barbarie y ecocidio, y que se haga justicia.

El tema del Arco Minero ha sido materia obligada en las múltiples actividades que durante todo este tiempo venimos desarrollando en Panamá, en nombre del gobierno interino: Webinars para discutir la problemática a profundidad, ofrecer información a instituciones y en el ámbito diplomático sobre este grave problema, entrevistas a medios, entre otras actividades, se han enfocado en hacer visible este drama que afecta el ecosistema y la vida de pobladores e indígenas de esta maravillosa zona ubicada en el sur de Venezuela.

La noticia sobre la solicitud de ingreso de esta Comisión in situ llega tras años de denuncias sobre las consecuencias que ha traído la minería ilegal al ecosistema del Parque Nacional Canaima y a sus habitantes, problemática que ha cobrado dimensiones desproporcionadas especialmente desde que se puso en marcha el Arco Minero en el año 2016.

Ya en el año 2018 el Observatorio de Conflictos Mineros de América Latina citaba lo siguiente: “Los trabajos de exploración y explotación mineras del Arco del Orinoco serán realizados bajo las técnicas tradicionales de exploración y explotación. Así pues, la deforestación y la quema de millones de hectáreas; el uso masivo de cianuro y arsénico; el desvío de los cursos naturales de las corrientes de agua; y la remoción de inmensas extensiones de superficie, perjudicarán de manera permanente la tierra como el agua, el clima y la biodiversidad de toda la zona”.

Como patrimonio de la humanidad, nos corresponde a todos interceder por la protección de este espacio. Es nuestro, es de cada uno de nosotros, es uno de los pulmones vegetales del planeta, y aún estamos a tiempo de detener esta barbarie. Los venezolanos apoyamos la presencia de la comisión de la Unesco y no nos detendremos hasta verlos en esta tierra de gracia constatando la situación.

Representante de la Asamblea Nacional de Venezuela en Panamá