Temas Especiales

29 de Ene de 2023

América

Solicitan a la Iglesia católica pedir perdón por la esclavitud de afrodescendientes

Datos citados por Campbell, indican que en América Latina viven más 200 millones de afrodescendientes, que sufren racismo sistémico

Foto de archivo de la presidenta del Foro Permanente de Afrodescendientes de las Naciones Unidas
Foto de archivo de la presidenta del Foro Permanente de Afrodescendientes de las Naciones UnidasEFE

La presidenta del Foro Permanente de Afrodescendientes de las Naciones Unidas y exvicepresidenta de Costa Rica, Epsy Campbell, solicitó a la Iglesia católica que pida "perdón por la complicidad, así como el estímulo directo e indirecto a las atrocidades sufridas" por millones de personas víctimas de esclavitud.

En una carta dirigida al papa Francisco, enviada el pasado 3 de enero y divulgada este jueves, Campbell pide el perdón, reparación y reconciliación de la Iglesia católica con el pueblo afrodescendiente del continente americano y el Caribe, en el marco de la ruta del acuerdo sobre la Fraternidad Humana.

"El objetivo radica en solicitarle que la Iglesia católica pida perdón por la complicidad, así como el estímulo directo e indirecto a las atrocidades sufridas por millones de personas, víctimas de la trata trasatlántica de personas africanas y su consecuente esclavización por más de tres siglos. Así como también, la Iglesia lo ha reconocido en reiteradas ocasiones con los pueblos indígenas y originarios", cita la misiva.

En el documento la exvicepresidenta costarricense también destaca la "enorme vocación de diálogo", del papa Francisco, "para construir puentes de diálogo, entendimiento y reconciliación, y para pedir perdón en aquellos errores históricos en los que la Iglesia católica ha sido parte".

"El pedido de perdón a descendientes de personas esclavizadas, es un camino histórico necesario que contribuye con fraternidad humana, la reconciliación y la reparación del daño a millones víctimas (...) El perdón, como usted lo ha dicho en reiteradas oportunidades, debe ser un perdón acogedor, que abrace a las víctimas; que permita reconciliación, para una reunificación fraterna con los hermanos afrodescendientes", explica la carta.

En la misiva, Campbell reconoce los "esfuerzos internos de la propia Iglesia", llevados a cabo durante el año pasado, a través de una delegación de líderes que conformaron el denominado Círculo Global para Reparaciones y Sanación, y agregó que "el perdón debe de hacerse a la brevedad posible, para que no se siga asentando el resentimiento y el dolor".

"No podemos cambiar la historia, ni podemos recuperar las miles de vidas perdidas en uno de los mayores genocidios de la historia. Pero sí podemos aceptar errores históricos, pedir perdón y construir un futuro mejor, y evitarle a nuestros niños negros, y a las próximas generaciones de afrodescendientes, más dolor y sufrimiento", finaliza el texto.

Datos citados por Campbell, indican que en América Latina viven más 200 millones de afrodescendientes, que sufren racismo sistémico y que hasta la fecha siguen pagando las consecuencias de esa historia de esclavitud con pobreza, desigualdad, exclusión y racismo.