Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Mundo

Prosigue el diálogo

JERUSALEN.El primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmoud Abbas, analizaron el proceso de paz en Oriente Med...

JERUSALEN.El primer ministro israelí, Ehud Olmert, y el presidente palestino, Mahmoud Abbas, analizaron el proceso de paz en Oriente Medio en el marco de las habituales entrevistas que mantienen ambos mandatarios desde que se comprometieran a reanudar el proceso de paz en la conferencia de Annapolis (EEUU), en noviembre de 2007.

Analistas políticos advierten de que a la luz de los escasos resultados visibles en las negociaciones y en vísperas de que Olmert renuncie al cargo, no se podrá alcanzar el objetivo fijado de lograr un acuerdo de paz antes de enero de 2009.

El hecho de que el jefe del ejecutivo israelí, acosado por un escándalo de corrupción, anunciara que no se presentará a las primarias de su formación Kadima, es en estos momentos el principal elemento de incertidumbre que pesa sobre el futuro de las negociaciones.

Pese las informaciones que apuntaban a que Olmert presentaría al presidente Abbas una propuesta para alcanzar un acuerdo de principios antes de dejar el cargo, fuentes oficiales israelíes negaron categóricamente este punto.

“Ambos líderes reiteraron su compromiso de seguir la negociación para resolver los problemas vigentes y hacer avanzar el diálogo. El objetivo sigue siendo el que se fijó en Annapolis: lograr un documento histórico conjunto entre israelíes y palestinos”, refirió Mark Regev, portavoz del primer ministro israelí.

El diario “Haaretz” había informado de que Olmert pensaba convencer a Abbas de que aceptara un documento-marco con los entendimientos alcanzados entre las partes para lograr una solución de dos estados, postura que rechaza de plano la Autoridad Nacional Palestina (ANP).

“Estamos comprometidos con los esfuerzos que se requieren, no hay atajos, vías rápidas o soluciones mágicas”, acotó Regev.

En vista de que al primer ministro le quedan dos semanas en el poder, agrega el rotativo, Olmert ha fijado una iniciativa para resolver el histórico conflicto en cinco años, y que deja para última instancia la solución al problema de Jerusalén. El plan incluiría por primera vez la aceptación por parte de Israel de la participación de la comunidad internacional para dirimir el estatus de Jerusalén y sus lugares santos.