Temas Especiales

10 de Aug de 2020

Mundo

Pontífice pide paz y solidaridad

CIUDAD DEL VATICANO. El Papa Benedicto XVI impartió ayer viernes su bendición navideña desde el balcón de la basílica de San Pedro, pese...

CIUDAD DEL VATICANO. El Papa Benedicto XVI impartió ayer viernes su bendición navideña desde el balcón de la basílica de San Pedro, pese a la agresión sufrida la víspera, y en su mensaje Urbi et Orbi defendió a los emigrantes e instó a la paz y la solidaridad en el mundo y en particular en Latinoamérica.

El Papa apareció en buena salud y sereno y saludó, según la tradición, en 65 idiomas a los miles de fieles que asistían entusiastas a la ceremonia, bajo un sol resplandeciente.

Cientos de mensajes de solidaridad y afecto han sido enviados al pontífice, entre ellos del presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, y del rabino de Roma, Riccardo Di Segni.

El jefe de gobierno italiano, Silvio Berlusconi, quien se encuentra en convalecencia tras haber sido agredido al rostro en Milán por un hombre con problemas psíquicos, envió también un mensaje de estima personal y del gobierno.

El Papa prosiguió su programa del viernes y pronunció su discurso “a la ciudad y al mundo” en el que reconoció que “la familia humana está profundamente marcada por la grave crisis económica, pero antes que nada de carácter moral y por las dolorosas heridas de guerras y conflictos”, dijo.

PROBLEMAS DEL MUNDO

Sin salirse del programa, el Papa habló de los grandes problemas que afectan al mundo entre ellos la emigración, la guerra y la destrucción de la naturaleza.

“Ante el éxodo de quienes emigran de su tierra y a causa del hambre, la intolerancia o el deterioro ambiental se ven forzados a irse lejos, la Iglesia es una presencia que llama a la acogida”, dijo el Papa sin llegar a mencionar jamás la agresión sufrida.

MENSAJE PARA LATINOAMÉRICA

El pontífice envió un mensaje especial a Latinoamérica y en particular a Honduras, país que atraviesa una grave crisis política desde el golpe de Estado que derrocó en junio al presidente Manuel Zelaya.

“Que en Honduras se ayude a retomar el camino institucional”, dijo.

El Papa destacó por otro lado el papel de la Iglesia en América Latina.

“En toda Latinoamérica, el “nosotros” de la Iglesia es factor de identidad, plenitud de verdad y caridad que no puede ser reemplazado por ninguna ideología”, subrayó el jefe de la Iglesia católica.

Dirigiéndose al mundo, el Papa invitó a sus habitantes “a abandonar toda lógica de violencia y venganza” y a que se comprometan “con renovado vigor y generosidad en el camino hacia una convivencia pacífica”, dijo.

El mensaje navideño del Papa fue transmitido en directo por televisión a numerosos países, tal como las imágenes de la agresión de Nochebuena.