Temas Especiales

30 de Nov de 2020

Mundo

Los motivos del Rey

La abdicación del rey Juan Carlos ha planteado toda clase de interrogantes, desde si la monarquía agoniza, hasta cuestiones medulares

La abdicación del rey Juan Carlos ha planteado toda clase de interrogantes, desde si la monarquía agoniza, hasta cuestiones medulares sobre la legitimidad del Estado español. Aparte de los motivos que tuvo el rey para abdicar, el tema en estos momentos agrega tensión a otros problemas fundamentales como son el movimiento secesionista en Cataluña, la crisis económica y la gravísima secuela de desempleo juvenil, ésta última sin solución a corto plazo.

El debate se sigue con interés en América Latina, pese a que en España el oficialismo y los sectores tradicionales (PSOE también), además de los grandes medios, tratan inútilmente de cerrar el grifo del debate nacional sobre el tema. Hace años, la corona española mostraba signos de desgaste que se hicieron más evidente para la opinión pública cuando la foto de un elefante muerto en Botsuana, se colara en las intimidades del Palacio de la Zarzuela y acelerara el declive de la popularidad monárquica.

Desde entonces, la familia real dejó de ser sólo un tema de la prensa rosa y pasó a ocupar un espacio regular en las páginas políticas, incluso en la prensa española que suele manejar los asuntos de palacio con opacidad.

Por estos días, el congreso se ocupa de los vacíos constitucionales y promulgará con amplio apoyo de la mayoría parlamentaria la ley de abdicación. No obstante, las minorías en el congreso destacan que el rey Juan Carlos en 1975 fue proclamado por las cortes franquistas, conforme a la ‘Ley de Sucesión de la Jefatura del Estado’ de 1947, es decir, se le otorgó ‘la legalidad franquista, pero no la democrática’ argumentan.

Han transcurrido 39 años de la proclamación del rey Juan Carlos, un factor que permitió consolidar la transición, pero ¿hasta cuándo la sociedad española –parlamentaria, plural, representativa y democrática- necesitará la anacrónica tutela de un rey?

Monitor Internacional