05 de Dic de 2022

Mundo

Nuevo escenario para el petróleo

Corea del Sur ha variado la importación de petróleo que provenía principalmente de Oriente Medio

El mapa actual de producción mundial de petróleo se tambalea. Para muchos expertos la baja del precio del petróleo es una acción intencional que encubre la aparición en el mercado de la producción de esquisto bituminosos, rocas que alojan en materia orgánica cualidades que pudiendo producir gas o petróleo, cuya extracción es conocida como shale oi l.

Han descendido las importaciones en Oriente Medio: En Irán cayeron a 4 millones de barriles en septiembre pasado; o sea, un 27 por ciento menos que el quinquenio anterior. El suministro libio descendió 55 % el mes anterior respecto a agosto de este año. En Irak bajaron un 16 %.

El producto esquisto dibuja nuevas estrategias de mercado y ha abierto nuevas rutas petroleras. Su producción ha colocado este petróleo a su nivel más alto en tres décadas, reduciendo la necesidad de importación de EE.UU., pues se trata de un producto norteamericano que según la Agencia de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) augura que para antes de 2016 EE.UU. producirá 9,6 millones de barriles diarios, y la mitad provendrán de hidrocarburos de formación esquisto. Es una nueva tecnología que desde el 200 ha cobrado impulso para hacer su presentación en la comunidad internacional.

Corea del Sur ha variado la importación de petróleo que provenía principalmente de Oriente Medio, sustituyendo parte de sus importaciones por el producto ultraliviano estadounidense. Arabia Saudita, Rusia y Venezuela, entre varios países más de la OPEP, procuran bajar el precio del barril de crudo para proteger la cuota de mercado, mientras que Goldman Sashs pronostica que la agrupación ‘está perdiendo influencia’.

Los próximos meses son decisivos para evaluar cómo influirá la reciente flexibilización de las normas de exportación de EE.UU. y cómo resistirán las industrias rusas y venezolanas decisivas en el mercado. Bajo la sombra trabajan los lobys petroleros de Texas, la guerra no declarada de sanciones contra Rusia por el caso de Ucrania, las confrontaciones de Washington contra la nacionalización del petróleo venezolano y las turbulencias en Oriente Medio. Un cóctel perfecto para la irrupción del esquisito estadounidense en el mercado mundial.