Panamá,25º

05 de Dec de 2019

Mundo

Condenan atentados durante Domingo de Resurrección en Sri Lanka

Una serie de ataques en iglesias y hoteles ha horrorizado a la comunidad internacional. La cifra de muertes de las múltiples explosiones en Colombo y en otras ciudades se incrementó a 228 y el número de heridos es de 450, dijeron fuentes médicas

En la capital, la Iglesia de San Antonio fue atacada.

El Gobierno de Panamá lamentó este domingo ‘profundamente' y ‘condenó' la serie de atentados cometidos en Sri Lanka que han dejado al menos 207 muertos.

‘Lamento profundamente y condeno los ataques perpetrados en Sri Lanka, donde han muerto más de 200 personas. Mis condolencias al Pueblo y Gobierno de Sri Lanka en este momento difícil', afirmó desde su cuenta oficial de Twitter el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela. Agregó en su mensaje que ‘no permitamos que la falta de tolerancia y el odio derrumben los esfuerzos globales por la paz'.

En tanto, la vicepresidenta y canciller panameña, Isabel de Saint Malo de Alvarado, expresó en un tuit: ‘Muy triste la noticia que nos llega de Sri Lanka. No podemos permitir violencia y agresión contra quienes profesan su fe. La libertad de culto es esencial'.

‘En Panamá que siempre hemos respetado las creencias de cada quien debemos estar alerta. Nunca permitamos extremismos! ISMA', apuntó De Saint Malo. También afirmó: ‘Condenamos estos actos cobardes. Nuestra solidaridad y condolencias hacia el pueblo de Sri Lanka y los familiares de las víctimas'.

Los atentados con bomba golpearon tres hoteles de lujo, una pequeña pensión, un complejo residencial y tres iglesias en Sri Lanka, en el Domingo de Resurrección, y causaron hasta el momento al menos 207 muertos, entre ellos 27 extranjeros, y 450 heridos.

Las primeras seis explosiones se produjeron de forma simultánea hacia las 08:45 horas (02:45 GMT) en al menos tres hoteles de lujo en Colombo y también en una iglesia de la capital, otra en Katana, en el oeste del país, y la tercera en la oriental Batticaloa. Horas después, una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a unos cien metros del zoo de Dehiwala, a una decena de kilómetros al sur de la capital, y la última en un complejo residencial en Dematagoda, también en Colombo.

El primer ministro de Sri Lanka, Ranil Wickremesinghe, anunció el arresto de ocho personas en relación con la serie de explosiones ocurridas en tres iglesias, cuatro hoteles y un complejo residencial en el país.

REACCIÓN DE ONU

Por su parte, el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, expresó ayer indignación por los ataques contra iglesias y hoteles en Sri Lanka el día de la Pascua, y recordó la santidad de todos los lugares de culto.

Guterres dijo que ‘espera que los perpetradores sean llevados rápidamente ante la justicia'. En una declaración emitida por su vocero, Stephane Dujarric, el jefe de la ONU expresó su más sentido pésame a los familiares de las víctimas, al pueblo y al gobierno de Sri Lanka y deseó una pronta recuperación a los heridos.

Y elogió el liderazgo demostrado por las autoridades y la unidad del pueblo de Sri Lanka después de los ataques. Guterres reiteró el apoyo y solidaridad de la ONU con el pueblo y gobierno de Sri Lanka en este momento difícil para la nación.

La cifra de muertes de las múltiples explosiones en Sri Lanka se incrementó a 228 y el número de heridos es de 450, informaron fuentes médicas.