La Estrella de Panamá
Panamá,25º

21 de Sep de 2019

Mundo

Autoridad aclara que no aceptará a hijos de las yazidíes abusadas por el EI

Se considera que esos niños nacidos de padres musulmanes son ellos mismos musulmanes, por lo que no pueden ser rechazados por los yazidíes, cuya religión se basa en el zoroastrismo

Autoridad aclara que no aceptará a hijos de las yazidíes abusadas por el EI

El Consejo Supremo Espiritual Yazidí se ha retractado y ha aclarado que esta comunidad ancestral sólo aceptará a los niños yazidíes secuestrados por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), pero no a los hijos de mujeres yazidíes violadas por combatientes radicales.

El director de la entidad, Ali Jadar Elias, dijo a Efe que el Consejo en su decisión del 24 de abril "no se refería en absoluto a los niños que nacieron de una violación, sino a los hijos de padres yazidíes que fueron secuestrados" por el EI cuando el grupo irrumpió en agosto de 2014 en la comarca de Sinyar, cuna de esta minoría religiosa en el noroeste de Irak.

Elias explicó que "todo lo que se ha dicho sobre el rechazo de las supervivientes y sus hijos por parte de los yazidíes se ha reflejado de forma negativa" sobre la propia comunidad y por ello el Consejo emitió una fetua o edicto religioso esta misma semana para aclarar su postura respecto a los niños y mujeres que estaban en manos del EI.

En el texto, el organismo religioso había establecido que todas las mujeres yazidíes que fueron secuestradas y violadas por integrantes del grupo yihadista, así como sus hijos, no sean repudiados y sean bienvenidos de vuelta en la comunidad.

Se considera que esos niños nacidos de padres musulmanes son ellos mismos musulmanes, por lo que no pueden ser rechazados por los yazidíes, cuya religión se basa en el zoroastrismo.

En agosto de 2014, unos 5.000 hombres yazidíes fueron asesinados y cerca de 7.000 mujeres y niños secuestrados por los extremistas, que esclavizaron sexualmente a muchas de las féminas.

Una parte de los rehenes han reaparecido recientemente en Siria, adonde el EI los trasladó después de ser expulsado de Irak a finales de 2017, y ahora están siendo repatriados poco a poco a su zona de origen, aunque en algunos casos chocan con obstáculos y el rechazo al regresar junto a sus parientes.