Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Nacional

Educación: en busca del tiempo perdido

PANAMÁ. En medio de muchas expectativas, hoy, con la entrada de los docentes a los planteles y el próximo lunes con el ingreso de 724 m...

PANAMÁ. En medio de muchas expectativas, hoy, con la entrada de los docentes a los planteles y el próximo lunes con el ingreso de 724 mil estudiantes, se inicia el año lectivo 2009 en las escuelas oficiales. Después de una década en que el año lectivo comenzaba en marzo, este año será en abril.

La excusa era que el tiempo adicional sería utilizado para que los 540 centros escolares que estaban dentro del programa de reparación y mantenimiento del Ministerio de Educación (MEDUCA), estuvieran listos. Pero lejos de conseguir este objetivo, la realidad es otra.

Mientras dirigentes magisteriales advierten que el tiempo fue perdido, porque hay muchos centros escolares que no están preparados para el inicio de clases, el ministro de Educación, Salvador Rodríguez, se consuela con reconocer que sólo la mitad de los planteles que estaban en reparación estarán totalmente acondicionados para empezar hoy el período escolar.

A pesar de que las clases se inician el próximo lunes, a la fecha a nivel nacional, varios colegios representativos no están listos. En el caso de la capital, planteles como el Comercial Panamá, Primer Ciclo Panamá y el Centro de Educación Básica General de Santa Librada, todavía no están listos para comenzar el año lectivo.

Pero si en la capital llueve en el interior del país no escampa. En cada provincia específicamente en las áreas urbanas es fácil encontrar más de cinco centros escolares entre primarias, premedia y media que no estarán listos para empezar hoy el período escolar, sin contar los centros escolares ubicados en áreas de difícil acceso. En la provincia de Veraguas, el Profesional y Técnico de Veraguas (IPTV) es prueba de ello. Todo el plantel está sin techo, como consecuencia de que el reemplazo del techo y la instalación de previstos tiene un costo de un millón de dólares, no han sido terminados.

Otros centros educativos que no están totalmente habilitados son el colegio Ángel María Herrera y el IPT Leonila Pinzón de Grimaldo, en la provincia de Coclé. En Herrera el Colegio José Daniel Crespo tiene 10 aulas sin techos. En la provincia de Colón los colegios Abel Bravo, IPT Colón y José Guardia Vega no están listos. Además, en la provincia de Los Santos, planteles como el Instituto Coronel Segundo de Villarrreal y el Colegio Rafael Antonio Moreno forman parte de la larga lista de centros escolares que no están reparados en su totalidad.

Pero esto no es todo. Las seis nuevas construcciones de colegios a nivel nacional, tampoco han sido terminadas. Este es el caso del Centro de Educación Básica General de Atalaya, el Instituto Profesional y Técnico Agroforestal de Calobre, (Veraguas), el C.E.B.G de Santa Fe, Pacora, el C.E.B.G de Quebrada Ancha, (Colón), el C.E.B.G de El Empalme en Changuinola y el C.E.B.G de Veracruz.

LAS RAZONES DEL ATRASO

A pesar de la realidad que se vive, el ministro Rodríguez dice que no hay atrasos en los trabajos, pues las reparaciones para las cuales los contratistas tenían un plazo se han realizado dentro de los plazos previstos. Prueba de ello, según el ministro, es que solo una empresa incumplió con las reparaciones. Se trata de Stanford Construction Real State, que no cumplió con la reparación del Instituto Fermín Naudeau (en la capital) y del Colegio Abel Bravo (en Colón). A raíz del incumplimiento, la empresa fue descalificada y ubicada en la lista de empresas no elegibles. El planteamiento del ministro es puesto en duda por Aixa Gómez, representante de la Federación Nacional de Padres de Familia.

Gómez no se explica por qué si solamente una empresa ha incumplido con los contratos, más de 200 escuelas no estén listas para el inicio de las clases. ¿Será que esta empresa era la encargada de la reparación de estas escuelas?, se pregunta irónicamente Gómez.

En este sentido, la madre de familia asegura que ha pedido al ministro la lista de las empresas que fueron contratadas para las reparaciones, pero a la fecha no ha tenido respuesta.

No obstante, el ministro encuentra una explicación y reconoce que la falta de supervisión de los trabajos por parte de la institución contribuyó en gran medida al atraso de los trabajos.

¿Y LOS ESTUDIANTES?

Para los estudiantes de los planteles que están en construcción, el MEDUCA ha diseñado un plan para que los alumnos no se vean afectados en su preparación. Se van a utilizar aulas de escuelas cercanas para que no pierdan sus clases, aseguró el ministro.

Mientras Gómez está preocupada porque desconoce la realidad de los centros escolares, el ministro Rodríguez reitera que la mitad de las 540 escuelas que estaban en reparación están listas para que comiencen las clases el lunes 13.

Pero a Gómez no la convencen las explicaciones del ministro Rodríguez. Aduce que la desconfianza se debe a que en las últimas semanas el ministerio ha dado a conocer diversas cifras sobre el tema, que no han resultado verdad. Sostiene que “es injusto que se siga jugando con la educación de nuestros hijos”.

Pero la preocupación de Gómez no termina aquí. Dice sentir temor de que cuando los estudiantes lleguen el próximo lunes a las escuelas no tengan a sus docentes. La representante de los padres de familia dice no entender cuál fue la ventaja de no iniciar clases en la fecha regular, pues a pesar del atraso con la excusa de reparar las escuelas, muchas no estarán listas para el lunes.

Las palabras de Gómez son respaldadas por las afirmaciones del dirigente magisterial, Andrés Rodríguez, quien afirma que la Asociación de Profesores de Panamá (Asoprof) ha detectado unos 19 centros escolares a nivel nacional en estado crítico.

Rodríguez afirma que, aunado a esto, los directores de las escuelas no han recibido la primera partida del Fondo de Equidad de la Educación (FECE). Aseguró que sin esa partida, que es utilizada para comprar pupitres, material didáctico e insumos como marcadores, hojas para las pruebas y circulares, los directores estarán de brazos atados.

El maestro indicó que el ministro tiene que garantizar el inicio de las clases para los estudiantes de todo el país, porque los centros escolares que no empiecen a tiempo están en peligro de perder el primer bimestre de clases.

CONSECUENCIAS DE PERDER CLASES

Las consecuencias por la pérdida de clases son evidentes. Gustavo García de Paredes, rector de la Universidad de Panamá (UP) conoce a fondo el problema y sostiene que en los últimos años la mala preparación de los estudiantes ha quedado en evidencia cuando intentan ingresar a la UP. Destacó que el 90% de los aspirantes a ingresar a la universidad no aprueban los exámenes de conocimientos generales, situación que a juicio de García de Paredes demuestra una vez más la desventaja de iniciar clases tarde o de interrumpirlas por diversas causas.

CAUSAS DE LOS DAÑOS

El vandalismo estudiantil se ha convertido en los últimos años en el principal problema que se enfrenta a lo interno de las escuelas. El año pasado se registró a nivel nacional 65 ataques de vandalismo en escuelas primarias, 16 en premedia y un caso en la educación media. Estos casos son sólo los reportados en el MEDUCA. Las provincias de Colón y Panamá son las regiones educativas con el mayor porcentaje de casos de vandalismo, mientras que en las provincias de Herrera y Los Santos no se registra este tipo de acciones.

La pregunta obligada es ¿dónde están los docentes?, o será ¿falta de autoridad?

Este año el MEDUCA invirtió 6 millones de dólares para la reparación de planteles.

Con colaboración de corresponsales de provincias.