26 de Feb de 2020

Nacional

Basura y desorden urbano desbordan caos

PANAMÁ. Los pronósticos del tiempo indican lluvias en la ciudad capital en las próximas horas. Se recomienda salir no sólo con paragua...

PANAMÁ. Los pronósticos del tiempo indican lluvias en la ciudad capital en las próximas horas. Se recomienda salir no sólo con paraguas, sino también con equipos de buceo o salvavidas los que anden a pie y botes pequeños los que tengan auto. Parece exagerado, pero son las consecuencias de las lluvias en nuestras calles, con elevadas inundaciones en distintos puntos, como ya se ha visto, evidencian lo contrario.

Todo se torna un caos, apenas llueve. Autos varados porque enfrente pasa una enorme corriente de agua como si fuese un río. Tranques vehiculares por todas partes y que permanecen por más horas después de un simple aguacero. ¿Qué pasa con los desagües pluviales, cunetas y las alcantarillas?

Según Jorge Pitalúa, director de Mantenimiento del Ministerio de Obras Públicas (MOP), la ineficacia de los drenajes cada vez que hay un aguacero, se debe a la basura que tira la gente en cualquier parte, la cual es arrastrada por el agua hasta que estanca los desagües. Las construcción también tiene parte de culpa, los desechos y caliches se quedan en cunetas y conductos subterráneos.

La única fórmula que hay para corregir el problema, dice Pitalúa, es concienciar a las personas para que no lancen desperdicios donde sea y que las construcciones tomen medidas para la disposición de sus desechos. Juan Antonio Ducret, director del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (IDAAN), institución cuya responsabilidad recae en las alcantarillas para aguas servidas que usualmente se desbordan en medio de las calles, coincide en que la mala costumbre de lanzar basura a las calles, cunetas, ríos y quebradas es parte del problema.

Pero el urbanista Álvaro Uribe va más allá de lo que dicen las autoridades. Las calles se inundan cada vez que llueve y en más puntos debido a la “insuficiencia” de los drenajes, al “estrangulamiento” de los cauces y a la falta de servidumbres adecuadas. La ciudad hay crecido en desorden. Además, al pavimentar un área, el agua no es absorbida, ocasionado desbordamientos. Urge que las autoridades tomen medidas si quieren que la ciudad salga del caos. Hay que planificar cada proyecto de construcción, con sus servidumbres que tengan espacio, sin aprietos, junto a nuevos acueductos y desagües más amplios. Así como ocurre con la demanda de autos que requieren más calles y corredores, igual ocurre con el agua lluvia, si se ocupan todos los espacios y se cercan los ríos y quebradas con edificios y casas, por dónde pasará la corriente de agua.

Ducret indica, sin embargo, que los desagües sí tienen capacidad. No obstante, con el proyecto de Saneamiento de la Ciudad y la Bahía de Panamá, se toma en cuenta el crecimiento inmobiliario. Cada proyecto se hace según un cálculo de los terrenos y la densidad que tiene cada uno, pues no es cuestión de tener una parcela de tierra y construir en ella lo que sea.

Añade, que en esto se encarga el Ministerio de Vivienda con los cambios de zonificación que deben incluir por ley, consulta ciudadana y análisis de infraestructuras para que no colapsen los desagües y alcantarillas.

SANEAMIENTO

El proyecto de saneamiento de la ciudad comenzó en el 2006 y se espera que termine en el 2015. Tiene un costo de casi 300 millones de dólares.