Temas Especiales

16 de Jan de 2021

Nacional

Ambientalistas rechazan proyecto

CHIRIQUÍ. El proyecto carretero que estudia el Ministerio de Obras Públicas (MOP), para unir la provincia de Chiriquí con Bocas del Tor...

CHIRIQUÍ. El proyecto carretero que estudia el Ministerio de Obras Públicas (MOP), para unir la provincia de Chiriquí con Bocas del Toro, a través del distrito de Boquete, ya tiene sus primeros opositores.

Se trata de los ambientalistas, quienes al conocer la noticia, se “pintaron de guerra” y dijeron estar dispuestos a luchar contra esta iniciativa, al igual que lo hicieron en el pasado contra del llamado camino ecológico, el cual fue propuesto durante la administración de la ex presidenta Mireya Moscoso.

Ezequiel Miranda, presidente de la Asociación para la Conservación de la Biosfera, a través de un comunicado, calificó la idea como “descabellada”, agrega además que la idea demuestra un total desconocimiento del tema ambiental y de las especies de valor universal que atesora este parque binacional que comparte Panamá y Costa Rica.

Señala que una nueva carretera que atraviese la cordillera del Talamanca, donde se encuentra la cuenca alta del río Caldera, que es una reserva hídrica para el consumo humano, sería un completo desastre ecológico.

“Quienes hayan recomendado esta carretera desconocen el significado de un verdadero desarrollo sostenible”, dijo Miranda. Decir que esta es un área de producción demuestra que desconocen que la UNESCO les ha solicitado a las autoridades panameñas que adopten una serie de medidas, para evitar que esta importante área protegida sea declarada como un sitio de patrimonio mundial en peligro.

Los ambientalistas anticipan que un proyecto de esta envergadura produciría perdidas irreversibles en flora y fauna.

Según ha dado a conocer el MOP, la vía iniciaría en Puerto Armuelles, pasaría por la vía Interamericana, y luego uniría a ambas provincias a través del distrito de Boquete. Actualmente las condiciones de la carretera que une a estas dos regiones del país, se encuentran en un estado delicado, luego de los repetidos deslizamientos que se diesen en los pasados meses de noviembre y febrero.