24 de Feb de 2020

Nacional

Vendedores a la deriva

CHIRIQUÍ. En pie de guerra se han declarado las personas que mantienen locales de ventas de legumbres, verduras, mercancía seca, cocinas...

CHIRIQUÍ. En pie de guerra se han declarado las personas que mantienen locales de ventas de legumbres, verduras, mercancía seca, cocinas, carniceros del Mercado Público de David, ante la insistencia del alcalde Francisco Vigil de cerrar este lugar a partir de este mes de enero.

INCERTIDUMBRE

En tanto Diana Santos de Guerra, mantiene una cocina dentro del Mercado de David, dijo que de acuerdo a una apelación o demanda se logró detener el cierre del mercado a partir del pasado 2 de enero por 15 días, plazo que tendrían para poder buscar una ubicación provisional o alternativas.

Santos, agregó que temen que el alcalde Francisco Vigil no respete esta acción legal en donde se sienten decepcionados de la primera autoridad del distrito por la forma que los está tratando.

Se ha olvidado de nosotros ya que cuando él nos pidió el apoyo no dudamos en hacerlo, pero ahora no se acuerda, señaló Santos.

“Nos vamos a mantener en pie de guerra a ver si va a violentar el hábeas corpus interpuesto para impedir el cierre”, señaló Santos.

Juan Alexander Cedeño, carnicero por muchos años, dijo que es falso que el alcalde le ha buscado solución a algunos carniceros en la ubicación o conseguido locales y los que han decidido lo han hecho por su propia voluntad.

Cedeño, agregó que es mentira que el alcalde les haya solucionado, existe falta de más comunicación.

No negamos que el mercado necesita de un cambio y mejoramiento, pero tiene que ser en conjunto porque el municipio no es el único dueño del mercado, es del pueblo y para eso lo elegimos indicaron los vendedores del mercado.

La medida del alcalde podría dejarnos sin el mercado público en donde los compradores tendrían que buscar otros sitios para adquirir los productos traídos desde el campo.

Un dueño de una cantina se mostró preocupado porque ahora su negocio bajará las ventas lo que perjudicaría sus entradas.

150 vendedores de legumbres, verduras, mercancía seca, cocinas, carniceros, pequeños talleres, abarroterías, frituras, artículos y un comercio activo dejaría de funcionar en el área del mercado.

Elida Quiel, heredó de sus padres una tienda en una esquina del mercado que durante 51 años, logró tener clientes procedentes de mucho de los campos de la provincia en donde se hizo muy popular el delicioso y calientito café de buen sabor y pan con mantequilla que ofrecía a las personas que pasaban en el mercado muy temprano.

Dijo Quiel me siento triste dejar este lugar hice toda una vida en donde tengo muchos recuerdos buenos y en donde conocí a mucha gente de todas partes.