05 de Dic de 2022

Nacional

La fábrica del otro jarabe

PANAMÁ. Una cadena de reacciones adversas también produjo la noticia sobre el jarabe Guayacolato de Glicerilo que causó edemas parcial y...

PANAMÁ. Una cadena de reacciones adversas también produjo la noticia sobre el jarabe Guayacolato de Glicerilo que causó edemas parcial y generalizada a dos menores. Una de 4 y otra de 6 años, residentes en Guabito, provincia de Bocas del Toro.

La primera reacción fue de la Alicia Castillero, encargada de la producción de Laboratorio San Rafael, ubicado en Chitré, y casa productora del jarabe desde hace más de 20 años, tanto para empresas privadas como para las entidades de salud del Estado.

Castillero habla midiendo las palabras porque dice que el caso está en investigación por parte del Ministerio de Salud, que le informó de los dos casos. No obstante, se defiende señalando que no se trata de parálisis, sino de una reacción adversa que causó edema (hinchazón, según lo definió el director de la Caja de Seguro Social, horas después).

Los ingredientes de este jarabe, dice, son comprados en Panamá y otros dos componentes que no quiso detallar para no revelar la fórmula del medicamento genérico es traído de Italia.

Jenny Vergara, presidente del Colegio Nacional de Farmacéuticos de Panamá, señala que todo expectorante se receta para la tos y podría tener otras reacciones adversas, que no son precisamente edemas.

Entre los síntomas más frecuentes que se reportan como contraindicaciones están nauseas, mareos, vómitos, molestias gastrointestinales, resequedad en la boca.

Vergara avala las medidas preventivas, pero en primera instancia recomienda a las autoridades del Seguro Social hacer los controles del medicamento para determinar el factor que causó el malestar en las pacientes.

VERSIÓN REACTIVA DE LA CSS

Guillermo Sáez Llorens, diretor de la CSS, dice que “son reacciones adversas”, hay un registro de dos pacientes con hinchazón parcial y total reportadas el 4 de febrero del 2010.

El ingeniero reconoce que desde el 12 de febrero se están realizando los análisis de los frascos de jarabe Guayacolato de Glicerilo por la Farmacovigilancia del Ministerio de Salud (MINSA).

Sin embargo, Franklin Vergara, médico y ministro de Salud, admitió ayer por la mañana en Telemetro que desconocía el caso y que era la CSS quien manejaba la información.

Sáez Llorens informó que la CSS detuvo el reparto del medicamento para el mes de febrero, el día 12, y manifestó que las dos menores ya están bien de salud y que podría tratarse de casos de alergias.

También recomendó que sin esperar el informe del MINSA, es mejor que quien tenga frascos del jarabe no lo ingiera. Según los datos que maneja el director, el jarabe tiene todos los registros y los dos casos representa un porcentaje muy mínimo del lote.

EL RASTRO DEL JAARBE

En septiembre de 2008, según el director de la CSS, se puso a disposición de las farmacias de las provincias de Veraguas, Los Santos y Chiriquí unos 364,836 del lote número 260808, que vence 8/2012, comprado al Laboratorio San Rafael.

Que las dos menores bocatoreñas hayan consumido el medicamento es otro punto que tiene que investigar, tanto la Dirección de Farmacia y Droga del MINSA como los dos funcionarios de la CSS que viajaron a Bocas del Toro para conocer estos detalles.

La cantidad de frascos que quedan sin consumir en la CSS no fue revelada, aunque sí se señaló por parte de las autoridades que casi todo el lote está en manos de los pacientes.

Javier Díaz, director de Prestaciones Médicas de la CSS, le da un voto de confianza al medicamento y pide que sean responsables con el manejo de la información, porque aún se desconoce el manejo que el paciente le da al jarabe una vez recetado, y a qué condiciones lo expone antes de consumirlo.

Según el médico, no se pueden, ni se debe hacer señalamientos sin tener a mano los respectivos estudios del Guayacolato de Glirerilo.

INFORME, EN UNA SEMANA

Erick Conte, director de Farmacias y Drogas del MINSA, adelanta detalles de la investigación del medicamento. Dice que el expectorante no se recetaba en la provincia donde se ingirió, pero no explicó cómo fue a parar parte de este lote a las farmacias de Bocas del Toro.

Conte señala que los productos van a ser analizados como debe ser, como exige la ley, una vez que termine la parte analítica se dará a conocer los resultados. “Esperamos que en un término de una semana podamos dar las conclusiones”.

Sobre el proceso, Conte explica que se analiza la identificación del principio activo, para determinar si existe alguna sustancia agregada que pueda alterar el medicamento. “No se ha visto en otros puntos del país”, concluye.