Temas Especiales

12 de Apr de 2021

Nacional

Estudio del ‘derrame’ de Petaquilla tardará un mes

COLÓN. La verdad sobre el derrame de la tina de relave (desechos tóxicos subproductos de procesos mineros) y concentración de minerales ...

COLÓN. La verdad sobre el derrame de la tina de relave (desechos tóxicos subproductos de procesos mineros) y concentración de minerales de la Mina Petaquilla, en el corregimiento de Donoso, Colón, se sabrá cuando finalicen los estudios técnicos que inició la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) este martes, tras las denuncias de alarma en las comunidades que bordean el proyecto.

Este lunes circuló un ‘estudio ocular’ en el que se descartaba el desbordamiento debido a las torrenciales lluvias; sin embargo, funcionarios de la ANAM señalaron que este documento solo recoge las impresiones visuales sin ningún criterio técnico de funcionarios que viajaron a petición de la Defensoría del Pueblo de la provincia coclesana.

‘Una lluvia histórica en la región montañosa’ les impidió acercarse al proyecto, a las tinas que decían los ambientalistas que se había derramado el viernes pasado y que sí causó la disminución del ritmo de la producción de la mina, a un 30% de volumen de producción de oro.

Pese a que no se tomaron muestras ni se pudo constatar por medio de la observación de la tina, de más de 300 mil metros cúbicos de capacidad, este documento llegó a las manos de Javier Arias, administrador General de la ANAM, minutos antes de viajar a la provincia de Bocas del Toro, donde realiza una gira.

La Estrella r ecorrió este martes la minera. Allí los ingenieros explicaron el proceso de extracción del oro y mostraron la gran alberca de relave, donde aún se veía el borde del plástico (de 3 centímetros) que la recubre para evitar que el líquido se filtre al suelo. Ese día, a través de tuberías se drenaba parte del líquido de la tina principal a una secundaria que fue construida hace seis meses.

‘Bajamos la producción porque la tina estaba llegando al nivel crítico, que es un 90% de la capacidad, nunca hubo tal derrame que dicen los ambientalistas, lo que quieren es alarmar a la comunidad’, señala el ingeniero de Minas Carlos Salazar, quien detalló que el proyecto tendrá otras tinas más de apoyo en la medida en que se vaya incrementado la producción, que inició en febrero y que durará unos diez años más.

Julio César Castillo, director de Protección de la Calidad Ambiental de la ANAM, reconoce que hasta que no terminen los estudios técnicos de la comisión que viajó al proyecto no se podrá saber si hubo o no derrame de la tina.

‘Las aguas residuales reciben un proceso para una neutralización de los químicos. Comprobarán en laboratorios que esas aguas son inocuas a la fauna y a la vegetación para luego verterlas’, señala Castillo, con un permiso de descarga que aún no han tramitado.

‘Las lluvias de los últimos días han modificado la geografía del proyecto. Ellos, en conjunto con nuestro equipo técnico, deben realizar inspecciones. Nosotros hacemos estas inspecciones cada tres meses, pero a partir de ahora las programaremos mensualmente’, agrega.

Que la tina se llene de aguas residuales y que la lluvia aumente el volumen es una condición que deberá controlar la minera con la producción; sin embargo, moradores como Jacinto afirman que no necesitan el veredicto de la ANAM porque la minera ya los ha contaminado las tierras.