18 de Oct de 2021

Nacional

El sicariato está fuera de control

PANAMÁ. En calle 12 y 13 Mélendez de la antigua isla de Aspinwall el movimiento comercial apenas comenzaba. El escenario era propio de u...

PANAMÁ. En calle 12 y 13 Mélendez de la antigua isla de Aspinwall el movimiento comercial apenas comenzaba. El escenario era propio de un viernes en la mañana: gente cruzando de un lado a otro en la ciudad de la permanente llovizna. De repente, seis detonaciones interrumpieron la escena.

Pasaron segundos que parecen eternos y el impacto de un taxi contra las columnas de la vieja casa Fénix completaba la tragedia. Eran las 9.10 a.m. Según la versión de un curioso, dos hombres emparapetados en una bicicleta seguían los movimientos del conductor del taxi y acabaron con su vida perforándole el pecho y el abdomen de cuatro disparos.

Minutos más tarde, el lugar se llenó de gente que trataba de saber de quién se trataba. De pronto alguien lo reconoció: se trataba del hijo del alcalde de Colón.

Jonathan García Truco, de 24 años, retornaba a su residencia luego de dejar a su madre en el Municipio de Colón, donde labora. La noticia se regó como pólvora.

A Jonathan todos los conocían, no solo porque era hijo del alcalde, sino que ya había labrado su fama. Le apodaban ‘Cachazo’. En el mercado público, un vendedor contó: ‘Se le notaba que no andaba en buenas cosas. En Colón todos sabemos quién es quién...’.

Informes policiales lo reportan como un hecho relacionado al sicariato.

Bartolomé Agüero, jefe de la policía de Colón, explicó que en una ronda cerca del área se detuvo inmediatamente a un menor de 16 años con antecedentes y que, se presume, es el responsable del homicidio.

El rumor de que ‘Cachazo’ estaba amenazado de muerte se confirmó. Supuestamente era miembro de la banda los ‘Rabat’, cuyo territorio es Calle 4 y avenida Meléndez.

VIOLENCIA QUE ASUSTA

El homicidio del hijo del alcalde se suma a las muertes violentas registradas en la semana que concluye sin que se conozcan las razones del hecho y se tengan detenidos.

El viernes pasado, la muerte a tiros del futbolista Javier de la Rosa, de 21 años; y de Octavio Amaya Ruedas, de 32; dentro de un bus, estremecieron a la población. Héctor Sócrates, Juan Gabriel Capriño y Denis de la Ossa son otras de las víctimas muertas en iguales circunstancias en la capital.