Temas Especiales

17 de Jan de 2021

Nacional

Surge polémica en Cerro Cabra

PANAMÁ OESTE. El Movimiento Juventud 2,000 de Arraiján pide que se investigue la concesión otorgada para la explotación minera de Cerro ...

PANAMÁ OESTE. El Movimiento Juventud 2,000 de Arraiján pide que se investigue la concesión otorgada para la explotación minera de Cerro Cabra a Cantera del Istmo, por 10 años, en un terreno de 501 hectáreas en un área considerada patrimonio y pulmón de este populoso distrito, donde se presume que existe oro.

Piden, además, que el alcalde Manolith Samaniego defina su posición con respecto a esta concesión, ya que el Consejo Municipal tomó la decisión de rechazarla, al igual que la población y demás grupos ambientalistas que desde ya anuncian protestas públicas y una demanda en contra de esta empresa, cuyo estudio de impacto ambiental fue avalado por la Autoridad Nacional del Ambiente.

Aunque no se tiene una confirmación oficial que certifique que en este cerro e xiste oro, según González, en la historia de Arraiján se ha hablado siempre de que en este cerro anida oro y por eso están pidiendo al Ministerio de Comercio e Industrias que investigue qué tipo de mineral se encuentra en Cerro Cabra, ‘porque esta concesionaria tiene la facultad de explotar hierro, plata, oro y piedra’.

Agregaron que la ruta que esta empresa piensa utilizar para el traslado del material que extraigan de dicho cerro son las rutas principales de Arraiján, lo cual traerá situaciones nefastas para la comunidad, que está en pie de guerra para defender este importante recurso, que afectará la ecología del lugar, que nadie sabe cuál es el monto que representa para la empresa estos 10 años de explotación de Cerro Cabra.

Sobre el particular, la ambientalista Raisa Banfild apuntó que esta administración se ha declarado abiertamente a favor de la minería en todas sus manifestaciones, ‘metálicas y no metálicas y ha actuado de manera inconsulta y sin planificación ni estudios, favoreciendo los intereses de las empresas mineras’.

‘No es posible que por nosotros un grupo de personas hayan decidido que Panamá va a ser un país minero sin analizar a fondo y sin que nosotros sepamos cuáles son las implicaciones, creo que aquí debemos alzar nuestra voz todos de frontera a frontera porque la minería es una de las actividades más nocivas’, acotó Balfild.

También cuestionó el trabajo que realiza la Autoridad Nacional del Ambiente, que está meramente como un ente de gestión, ‘le hace falta pantalones largos para regir los destinos ambientales de este país porque está totalmente controlada’.