Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Nacional

El lento caminar del ‘Negrito Lindo’ de Colón

SOCIÓLOGO. Así llamaba al Cristo Negro de Portobelo el sonero mayor Ismael Rivera, quien vino siempre a Panamá para caminar ‘tres pasos...

SOCIÓLOGO

Así llamaba al Cristo Negro de Portobelo el sonero mayor Ismael Rivera, quien vino siempre a Panamá para caminar ‘tres pasos pa’lante y dos pa’trás’ en la procesión del Nazareno, todos los 21 de octubre, cuando Portobelo se convierte en una fiesta de creencia y devoción popular, libre, espontánea, rítmica como expresan los pueblos sus más íntimas creencias y sentimientos.

EL ORIGEN DEL CRISTO NEGRO

Como todas las creencias populares, que nacen del imaginario colectivo de los pueblos, sobre el origen de la imagen de Cristo de piel negra hay muchas versiones, propias de diferentes momentos de la existencia del culto y la manera en que la tradición oral ha preservado en el tiempo la leyenda.

Venía en un barco que se detuvo en la bahía de Portobelo, su destino era el Perú, pero jamás pudieron embarcarlo por distintas razones… Empero estaba destinado a permanecer en Portobelo, convirtiéndose en fuerza de fe y fuente de ayuda y bien a los necesitados.

EL CRISTO DE PIEL OSCURA

Uno de los fundamentos más importantes de la resistencia de los pueblos indígenas y los esclavos negros en América a la explotación y opresión del régimen colonial lo constituyó las creencias religiosas, su universo espiritual.

Por eso el dominio colonial significó, además de la apropiación de bienes y recursos territoriales, la destrucción de templos y prohibición de creencias, cultos y celebraciones religiosas, ajenas a las religiones oficiales. La aceptación de la religión cristiana por los indios y negros no significó, sin embargo, la renuncia a sus creencias, valores, religiones propias y ancestrales.

En el caso de la población negra, sostiene Manuel Zapata Olivella (Cultura Negra y Teología), ‘Las enseñanzas evangélicas, esencialmente dirigidas a trazar normas de comportamiento individual para ganar el reino de Dios, adquirieron para los africanos un nuevo espíritu cuando incorporan a sus plegarias, la urgente necesidad de protección de la totalidad del pueblo negro oprimido. Mundo terrenal, reino eterno, igualdad de los hombres ante Dios, esperanza, caridad, fe y libertad le otorgaron a las religiones oficiales un significado especial para ayudar a preservar al individuo, la familia y los pueblos.

Esta nueva dimensión de la fe y las creencias religiosas, limitadas por las formas de culto de las religiones oficiales, que impedían las expresiones libres, espontáneas, de las creencias, explicaron la necesidad de preservar dioses y cultos propios de las religiones originales. Así los Orisha y ancestros africanos como Changó, Eleguá, Ochosí, Ogún, Orun, Yemaya, deidades protectoras de la vida, la fecundidad, la enfermedad, la danza, el fuego, se revistieron de un poder protector y combativo que no tenían en sus contextos originales; se transformaron en guerreros de libertad, y se introdujeron por mecanismo de sincretismo religioso en la vida de los esclavos y sus descendientes, a través de las imagines oficiales de la Religión Católica, se encubrieron en los ‘Santos’.

‘DE QUÉ COLOR ES LA PIEL DE DIOS’

En América Latina y el Caribe, no dejaron de existir casos de pueblos que intentaron ir más allá de las formas sincréticas e imprimirle los rasgos étnicos a las propias divinidades de la religión oficial. Así encontramos en México a la Virgen ‘Morenita’ de Guadalupe, a San Martín de Porres, el Santo Negro del Perú; a la Divina Pastora en Trinidad y Tobago, la Virgen de piel obscura, compartida a través de cultos y celebraciones religiosas por los descendientes de los indostanés de Trinidad, y por los afrodescendientes y en nuestro país, el Cristo Negro de Portobelo, que es un ejemplo de asociación directa de la imagen de Cristo a la identidad racial del negro. El gran nivel de fieles y creyentes que sigue ganando con el tiempo el Cristo Negro, nos indica que también en los sistemas de creencias, la identidad significa también mayor confianza.

En la década de los 70, cuando las luchas por la igualdad racial se tomaron por asalto las mejores conciencias en todo el mundo, el movimiento negro de los Estados Unidos en su esfuerzo por descolonizar el conocimiento y reinterpretar la historia de la civilización humana, cuestionaron el hecho de que a Cristo se le otorga la identidad racial de occidente, cuando las escrituras y los hechos daban indicios de un Cristo perteneciente a un mundo étnicamente diferente de Europa.

La famosa canción del grupo juvenil internacional de música de paz ‘Viva la Gente’ hizo famosa esta duda en su canción ‘De qué color es la piel de Dios’.

EL NAZARENO ME DIJO… QUE CUIDARA A MIS AMIGOS

Octubre en nuestro país es la época de túnicas moradas, igual que la que usa el Cristo Negro, circulando por nuestras comunidades y las calles de la ciudad de Panamá y Colón en cumplimiento de las mandas y promesas al Nazareno. El 21 de octubre es celebración de fe en Portobelo… es libre y espontánea, como la gente se expresa y vive de manera cotidiana.

No es como siempre termina por estereotipar todo lo que no encaja en las versiones colonizadas de los hechos… una celebración de maleantes y facinerosos. Es la algarabía y la satisfacción de sentir y venerar a un Cristo más parecido a sí mismo…