Temas Especiales

25 de Feb de 2021

Nacional

Capacitación insuficiente

A medida que se acerca la fecha de vencimiento de la última prórroga concedida por la DGI para la instalación de los nuevos equipos fis...

A medida que se acerca la fecha de vencimiento de la última prórroga concedida por la DGI para la instalación de los nuevos equipos fiscales, son varios los negocios que ya los han adquirido. Y con su instalación han surgido toda serie de contratiempos, según los testimonios recogidos por ‘La Estrella’. ‘Ya la tenemos, pero hace más de ocho días se dañó... Creo que vino así de fábrica’, sostiene Helena, la administradora de una cantina en San Francisco, mientras sorbe agua perezosamente de una botella. Helena afirma que prefiere los nuevos equipos, ya que con ellos se puede ‘llevar mejor la contabilidad’.

Mario Velásquez, quien administra un internet café, destaca que es necesario que se optimicen las capacitaciones, de tal manera que cuando los empleados retornen a su puestos de trabajo dominen por completo estos equipos, evitando complicaciones que pueden extender el proceso de facturación, resultando en filas más largas al momento de cobrar. ‘Ahora uno le tiene que dedicar más tiempo al uso de las cajas que a la atención a los clientes’, lamenta Oscar Rodríguez, gerente de un internet café.

De acuerdo con Irene Carrizo, directora de Planes y Proyectos de la Dirección General de Ingresos (DGI), le compete a las empresas proveedoras brindar la capacitación necesaria para el óptimo manejo de los equipos fiscales.

Para Andrés Marchorro, gerente de la empresa Smarbit, una de las compañías que vende estos equipos a nivel l ocal, ‘todo depende del ‘software’ que se utiliza como interfaz del equipo fiscal’. Agrega que el hecho de que ‘como los equipos se les entregan fiscalizados a los clientes’ complica el proceso de capacitación, ya que una vez que los mismos se fiscalizan no se pueden volver a configurar en modo de entrenamiento.

sin margen de error

Otro de los problemas que presentan los equipos fiscales es que, según Rodríguez, los mismos cuentan con un ‘margen de error igual a cero’. Frente a esta situación, Carrizo aclara que si al momento de imprimir la factura se incluye un artículo que el cliente no deseaba comprar ‘siempre se puede recurrir a un nota de crédito’.

Detalla que cada equipo fiscal dispone de tres memorias: una memoria de trabajo, que funciona durante el transcurso del día laboral; una memoria de auditoría, que no solo graba cada transacción que se ejecuta, sino que también es capaz de registrar si ocurrió un apagón o se desconectó el equipo; y la memoria fiscal, en la que se guardan los totales de cada transacción ejecutada. Los inspectores de la DGI acceden a la memoria a través de un dispositivo magnético.