Temas Especiales

29 de Sep de 2020

Nacional

Grietas del pleno empleo en Colón

COLÓN. Anacleto Ceballos, presidente de la Cámara de Comercio de Colón, manifiesta su satisfacción ante el aumento de empleos en 2011. D...

COLÓN. Anacleto Ceballos, presidente de la Cámara de Comercio de Colón, manifiesta su satisfacción ante el aumento de empleos en 2011. Dice que es muy superior al año anterior y que ‘se puede observar los aumentos en la Zona Libre, donde la empleomanía ha aumentado los puestos eventuales, los permanentes y los informales’.

Lo que ha bajado las cifras del desempleo, según Ceballos, es la construcción de centros comerciales como Los 4 Altos.

Pero hay quienes no comparten la opinión de Ceballos ni las cifras de la Contraloría General de la República, que registró a 6,157 coloneses sin trabajo el año pasado.

‘Las cifras de desempleados en la provincia son engañosas’, dice el dirigente Edgardo Voitier.

Voitier sostiene que los números oficiales incluyen el negocio informal, que alcanza el 43% que no debería ser reconocido como empleo porque no son trabajos seguros, no pagan seguro social y no son empleos dignos ni decentes.

Sobre las marchas que realizaban los desempleados en la provincia, Voitier señala que fueron suspendidas por las grandes inversiones —como la autopista y el tercer juego de esclusas— que han minimizado el desempleo, pero cuando su construcción finalice quedarán muchos desempleados y sucederá como cuando se construyeron las bases norteamericanas, que al culminar quedaron muchos cesantes.

Uno de los mecanismos para acercar a los desocupados a las vacantes son las ferias de empleo. ‘En estos eventos se concretan 20 contratos por semana’, dice Jacinto Montenegro, director regional del Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral (Mitradel).

‘Estas ferias han sido un gran apoyo para minimizar el problema. Podemos decir que hemos tenido buenos resultados. El año pasado se ofrecieron 200 mil plazas de empleo, 1,500 colonenses fueron contratados’, comparte Montenegro.

Cornelio Vanegas es un dirigente político opositor que comenta que el número de desocupados ha bajado, pero todavía se observa muchas personas en las calles que no han sido colocadas.

La situación sería mejor, piensa Vanegas, si el aumento del salario mínimo no hubiese obligado a las empresas a despedir a miles de trabajadores, lo que da pie a los miles de informales que recorren las calles.