Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Nacional

Panamá decreta toque de queda tras disturbios por venta de terrenos

El gobierno de Panamá decretó este viernes el toque de queda tras los disturbios desencadenados por la aprobación de una ley que autoriz...

El gobierno de Panamá decretó este viernes el toque de queda tras los disturbios desencadenados por la aprobación de una ley que autoriza al Estado a vender tierras en la zona franca de Colón (norte), que dejaron al menos 13 heridos.

Según un informe policial, ocho agentes resultaron heridos -tres de ellos de bala-, así como cinco civiles durante los disturbios, que incluyeron ataques a comercios, gasolineras y vehículos policiales.

Las autoridades no precisaron el número de detenidos que, según medios locales, se contarían "por decenas".

Los incidentes llevaron a decretar un toque de queda desde las 16H00 locales (21H00 GMT), que se extenderá "el tiempo que sea necesario" en Colón, para evitar "regímenes de anarquía" y "un saqueo sistemático que no tiene que ver con la protesta", afirmó el alcalde Dámaso García.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, sancionó el viernes una ley previamente aprobada por el Congreso de venta de tierras fiscales en la zona libre de Colón, iniciativa que sectores de la oposición rechazan y califican como un capricho del mandatario.

Según la nueva ley, el 35% de lo recaudado por las ventas iría a un fideicomiso a cargo de autoridades de Colón para inversión social, mientras que el 65% restante ingresaría al tesoro nacional.

El gobierno sostiene que en 10 años Colón recibirá inversiones por 390 millones de dólares, provenientes de la venta de terrenos y los impuestos correspondientes.

"No hay necesidad alguna de tener a los colonenses sufriendo de esta manera, con esta incertidumbre, por el capricho de vender los terrenos de la Zona Libre", dijo el líder del opositor Partido Revolucionario Democrático (socialdemócrata), Juan Carlos Navarro.

Martinelli intentó calmar los ánimos.

"La venta va a redundar en beneficio de (la provincia de) Colón", dijo en una entrevista en el canal TVN-2.

El pueblo colonense "es el que va a ser beneficiado con la venta", insistió el mandatario, quien acusó a "incitadores" de oponerse al proyecto "por razones políticas" e "intereses mezquinos".

Pese a los mensajes del presidente, una turba incontrolada bloqueó las calles centrales de Colón con neumáticos incendiados y se enfrentó a la policía con piedras, obligando a cerrar comercios, de acuerdo con imágenes de televisión.

Durante las protestas se produjeron actos vandálicos, como saqueos de comercios, y la policía efectuó disparos al aire para dispersar a los manifestantes, lo que provocó escenas de caos y pánico.

"El pueblo colonense está en las calles resistiendo, el pueblo está pacíficamente en las calles y la policía nacional está reprimiendo a este pueblo tirándole bala viva", dijo a los periodistas uno de los manifestantes, quien aseguró que las protestas continuarán.

Los sindicatos anunciaron protestas para las próximas horas por la decisión gubernamental, que califican de negocio ilícito de miembros del gobierno.

El gremio empresarial también rechazó la ley porque las tierras "son patrimonio de todos los panameños y su disposición sólo debe darse luego de un amplio debate y consenso".

Con más de 3.000 empresas en operaciones, la zona franca panameña movió en 2011 mercancías por más de 29.000 millones de dólares y aportó 1.700 millones de dólares a los 23.200 millones del Producto Interno Bruto de Panamá.