Temas Especiales

14 de Apr de 2021

Nacional

Varela ante la última frontera del panameñismo

Hoy no está en juego el resultado de las primarias presidenciales del Partido Panameñista. Lo de hoy para muchos es un mero trámite en e...

Hoy no está en juego el resultado de las primarias presidenciales del Partido Panameñista. Lo de hoy para muchos es un mero trámite en el que los miembros del panameñismo le darán legitimidad a la candidatura presidencial del ingeniero Juan Carlos Varela.

La expectativa no se centra en las primarias. Varela ha logrado consolidar su liderazgo dentro de su partido. Ganó por segunda ocasión consecutiva la presidencia del panameñismo con más del 90% de los votos de los convencionales. Es por eso que para nadie será una sorpresa cuando hoy, el Comité de Elecciones del partido Panameñista lo proclame vencedor de esta contienda interna.

Los retos del panameñismo en realidad están más allá de elegir a su candidato presidencial, pero aún así, Varela tiene el deber de consolidar su liderazgo con el resultado de estos comicios. De mostrar la fortaleza de un partido que ha sabido sobrellevar las pequeñas fisuras que tuvo en el pasado y de sumar a quienes no comulgan con sus planes, a su equipo de campaña. ‘El liderazgo de Varela dentro del partido Panameñista, es evidente. Quien crea que puede vencerlo en una contienda interna es un iluso y soñador’, plantea el analista de mercado Jaime Porcell.

Y tiene razón. Varela ha logrado sumar a sus filas a varios ‘no varelistas’ ¿cómo lo logró?

Porcel apunta que todo se debe a que tanto el panameñismo como el PRD, han experimentado por primera vez estar fuera de la esferas del poder Ejecutivo al mismo tiempo, además sostiene que sus líderes (Juan Carlos Varela y Juan Carlos Navarro) ‘han caminado por mucho tiempo y ahora están cosechando la buena semilla que sembraron’.

De las divisiones que hubo dentro del colectivo político no queda casi nada. Jorge Gamboa Arosemena y la expresidenta Mireya Moscoso son los disidentes con más influencia dentro del partido.

LOS NUEVOS ALIADOS

Antonio Domínguez, uno de los más críticos de Varela tras la alianza con Cambio Democrático, hoy es uno más de sus simpatizantes. ‘Yo soy panameñista y debo apoyar al candidato de mi partido’, es la razón principal de Domínguez.

Cuenta que después de una reunión con Varela, donde analizaron su alejamiento del partido y los pro y contra de por qué se separó del panameñismo decidió dar su apoyo al candidato y actual vicepresidente de la República. ‘Cuando firmó la alianza con Ricardo Martinelli le envié una carta diciéndole que había echado su carrera política por el excusado. Veo que después de lo que sucedió, él (Varela) aprendió’.

Domínguez no tiene dudas del liderazgo de Varela dentro del partido y está convencido que una vez sea oficializado como candidato presidencial del panameñismo, sus números en las encuestas repuntarán. ‘Una vez sea declarado candidato, su rating va a subir y eso será muy preocupante para los demás partidos’.

A pesar de la mala experiencia de la alianza por el cambio (ver nota relacionada), Domínguez está a favor de nuevos acuerdos político, con el Partido Popular y hasta con el PRD. ‘En esta campaña tienes que barrer para dentro. El que quiera venir que venga...’, dice e incluso cree que dentro de estas conversaciones con otros colectivos políticos podría incluirse la figura del compañero de fórmula de Varela en la carrera presidencial. ‘Nosotros incluiremos a todo aquel que busque un mejor Panamá... porque ese no es el lema de CD, es nuestro, es parte de los principios del panameñismo’.

Al igual que Domínguez, otros ‘no varelistas’ se han sumado a la propuesta del presidente de ese colectivo, en pro de la unidad, entre ellos están su hijo, José Antonio Domínguez, quien adversó a Varela en la contienda por la presidencia del partido y Marco Ameglio. Además varios mireyistas como el exmagistrado Alberto Cigarruista y el exministro de la Presidencia, Pacífico Escalona.

Luis Barría Moscoso, uno de los precandidatos a la nominación presidencial, renunció a sus aspiraciones para apoyar a Varela, que en la papeleta solo tiene dos rivales: José Ángel Díaz Salazar, un comerciante independiente, miembro fundador del partido en 1990; y Orlando Valdespino Asprilla, un miembro inscrito en el panameñismo hace apenas 8 meses.

De sus adversarios dentro del partido, la más fuerte y visible sigue siendo la expresidenta Mireya Moscoso, quien manifestado en varias ocasiones que no apoya la candidatura de Varela.

Para Porcel, la postura adoptada por Moscoso contribuye a la candidatura de Varela. ‘Al afirmar su postura de no aliada y hacer evidente su cercanía con el presidente Martinelli y su partido, contribuye al liderazgo de Varela dentro y fuera del panameñismo’.

Porcel considera que tener un rival dentro del partido, además es bueno para la democracia interna.

MÁS ALLÁ DE LAS PRIMARIAS

El liderazgo parece estar consolidado, sin embargo la tarea pendiente en el panameñismo está en cómo se venden ante los votantes, especialmente el sector independiente.

Marcos Gandásegui, sociólogo, opina que en el Panameñismo hay dos problemas. Uno es que se han alejado de sus raíces. ‘El partido ha perdido el contacto con los sectores populares, sus orígenes. Cuando se creó en la década de los 30, el panameñismo era la cuna donde nace la clase media panameña, que se consolidó bajo el liderazgo de Arnulfo Arias’.

Otro de los problemas por los que afronta el panameñismo dice, tiene que ver con la insistencia que tiene Varela por mostrarse ligado al gobierno de Cambio Democrático, algo que, agrega preocupa a los panameños. ‘Varela en sus discursos insiste en decir que varios de los proyectos de Cambio Democrático eran de su plan de gobierno, sin darse cuenta que así como se atribuye lo bueno, inconscientemente también se plega a todo lo malo que ha hecho el gobierno’.

Para Gandásegui esta es una de las posibles razones por las que el panameñismo no llega al puntero en las encuestas, por eso considera primordial un cambio de discurso, poner la mayor distancia posible de su detractor y así evitar las confusiones, para que la gente conozca su propuesta y voten por esa opción.