Temas Especiales

26 de May de 2020

Nacional

Sonda se blinda para seguir en el negocio de Metrobús

PANAMÁ. Mientras el gobierno explora la posibilidad de abrir nuevas negociaciones con otros consorcios capaces de reemplazar a Mi Bus y ...

PANAMÁ. Mientras el gobierno explora la posibilidad de abrir nuevas negociaciones con otros consorcios capaces de reemplazar a Mi Bus y Sonda, operador y administrador financiero del servicio de transporte, esta última empresa se puso las pilas para evitar ser sacados del negocio.

Sonda busca optimizar el sistema en un año electoral contra reloj y cuando las quejas de los usuarios y del gobierno son parte del diario vivir. Un escenario que, de no aclararse en un futuro cercano, se le agravará al usuario y por carambola, al Estado.

Con semejante presión, una de las primeras maniobras de Sonda fue comprar al grupo guatemalteco-panameño llamado Único, encargado de su red de recarga de más mil puntos.

SONDA REACCIONA

La empresa respondió ayer un correo de La Estrella en el que explica los planes que implementará antes de que venza el plazo de un mes que le dio el Ejecutivo para mejorar el servicio; de no hacerlo, le advirtió, rescindiría el contrato.

Una de las estrategias, por tanto, fue adueñarse de Único, empresa que proveía a Sonda el servicio de venta y recarga de tarjetas. La empresa es una filial de la compañía guatemalteca Pronet, de experiencia en varios países de Centroamérica.

‘Como parte de nuestro plan para optimizar la red de servicio, puntos propios, Sonda adquiere todos los activos de esta red, lo que permite una integración vertical con miras al servicio final al usuario. De esta manera, podemos atender de manera más eficiente los contratiempos que se presenten en el sistema y en los distintos componentes que influyen en el servicio’.

A pesar de las críticas del usuario y del gobierno, Sonda insiste en que sí cumple con el contrato de administrador financiero y la red de recarga.

¿De qué le sirve a Sonda comprar Único?

Según la empresa ‘adquirir los activos de esta red le permite una integración vertical con miras al servicio final al usuario’. Y esto servirá, según su versión, para atender eficientemente los contratiempos que se presenten en el sistema y en los distintos componentes que influyen en el servicio.

Sonda reitera que cumple con más de mil puntos de recarga, aunque La Estrella investigó que existen sitios donde aparece un cartel en las máquinas en el que se lee ‘dañada’ o fuera de servicio, situación que se atribuye al pago de 3 centavos por transacción (sin importar el monto de la misma) que ofrece Sonda a abarroterías o puntos minoristas.

CAMBIOS EN MARCHA

Con esto en mente la táctica de Sonda será ofrecer a estos negocios un porcentaje de la venta, y no una comisión, como ocurre actualmente, y prometen además, ampliar los puntos de recarga. La empresa ya se reunió con el gobierno y le presentó su plan para mejorar el servicio.

El programa a cinco meses se compromete a habilitar ‘nuevos puntos de venta propios en cadenas de supermercado con mayor tráfico de usuarios; en centros comerciales de alta concentración se habilitarán kioscos nuevos y nuevos puntos en lugares de alto tráfico de usuarios, todos administrados directamente por nosotros’, según Sonda.

Adicionalmente pretende mejorar la red de las Terminales de Autoservicio (TAS) para estabilizar la infraestructura que era operada por el proveedor (Único) y que presentaba dificultades de ejecución.

En esta misma línea, Sonda aceptó que está en ‘búsqueda de nuevos participantes o incorporando una línea de trabajo directa de nosotros’.

Sin embargo, para algunos el tiempo para ponerse las pilas pasó. El abogado Víctor Martínez considera que a Sonda se le acabó el saldo; ‘el gobierno ya se dio cuenta que eso no funcionó y empezaron conversaciones con empresas extranjeras. Si tú me preguntas a mí, te digo que el gobierno no les va a dar chance’.

No están cumpliendo con el contrato, los usuarios ya empezaron a hablar de que prefieren pagar en efectivo.

Si no pone la mano dura y busca la alternativa, ellos (el gobierno) deben concretar el tema con otras empresas.

Martínez puso en duda el plan de Sonda, además piensa que la solución es abrir una nueva oportunidad a otra empresa internacional con experiencia que debe resolver este tema.

La Estrella conoció que el gobierno aún contempla una negociación del servicio de recarga con un consorcio panameño que tiene vínculos comerciales con España. Dicha compañía experimentada sería capaz de brindar el servicio de administración financiera de recarga y proveer el servicio de transporte en cierto sector de Panamá Oeste.