Temas Especiales

31 de Oct de 2020

Nacional

Santa Mónica reclama las tierras de Juan Hombrón

PANAMÁ. Juan Hombrón, la exhuberante playa y manglar de Coclé, ha vuelto a flotar al escenario nacional, con un tuit presidencial en el...

PANAMÁ. Juan Hombrón, la exhuberante playa y manglar de Coclé, ha vuelto a flotar al escenario nacional, con un tuit presidencial en el que Ricardo Martinelli se exculpa, y nadie entiende por qué: ‘ante especulaciones que me tienen harto quiero dejar constancia que no he sido, ni soy, ni seré socio chico o grande de Hacienda Sta Monica’.

Santa Mónica, la icónica hacienda que formó parte de la disputa de la herencia de $50 millones de William Lucom, ha entrado a un litigio por las tierras de Juan Hombrón, 54 hectáreas costeras que la familia del exministro Demetrio Jimmy Papadimitriu intentó apropiarse.

RECLAMOS JUDICIALES

El 24 de julio último, la compañía homónima que administra Santa Mónica interpuso una acción de argumentos a una demanda de inconstitucionalidad que presentó la empresa Trapp Real Estate Corp. (una de las adquirientes de las tierras de Juan Hombrón), el 4 de abril de este año, en la que pedía a la Corte Suprema declarar inconstitucional tres artículos del Decreto Ejecutivo 428 de 2012, en el cual el Órgano Ejecutivo justificaba la no indemnización por las expropiaciones. El caso lo ve el magistrado Hernán De León.

Santa Mónica apoyó la decisión del Gabinete de Martinelli, y en un juego de palabras interpuso argumentos que poca relación guardaban con el caso, pero que necesita estallar: que las 14 fincas de Juan Hombrón son suyas y no del Estado ni menos de los Papadimitriu.

‘El interés de Hacienda Santa Mónica, S.A. es que se reconozca y se le entregue aquella superficie de terreno que hoy en día forma parte de las fincas expropiadas, pero que se obtuvo de manera ilegal, pues dichas áreas de terreno pertenecen a nuestro representado. Tales fincas expropiadas tienen otra parte de terreno que no debió ser objeto de adjudicación toda vez que forman parte de la ribera de mar, lo cual se encuentra expresamente prohibido por ley’, insiste la compañía en la octava página de sus argumentos.

BUENAVENTURA Y LAS FINCAS COLINDANTES

Santa Mónica es un enigma. Documentos del Registro Público revelan que su directiva está compuesta ahora por Fernando Duque, Samuel Urrutia, Diego Vallarino, Juan Carlos Fábrega y Héctor Infante.

La mayoría de estos nombres son muy conocidos en un lindero muy cercano a la hacienda. El Hotel Bristol Buenaventura, del exministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino.

Buenaventura, que está a un lado de la Hacienda Santa Mónica y colinda con las tierras de Juan Hombrón, forma parte del Grupo Verdeazul, en el cual aparecen gran parte de los nuevos directivos de la finca.

ACTORES DE UNA POLÉMICA TRAMA

El exnotario Mario Velásquez Chizmar (quien notarió el testamento de Lucom) teje todo: ‘eso representa los intereses de Alberto Vallarino’. El magnate hotelero buscaría más. Un tierra, excepcional sobre otras, en la que el acceso a la playa sea privado. Y sería en una cadena envidiable: Farallón, Playa Blanca y Juan Hombrón.

El argumento de la directiva de Santa Mónica y del Grupo Verdeazul es que las tierras que hoy son propiedad del Estado le pertenecían a la hacienda desde 1914, cuando la entonces Constitución Política permitía que los privados pudieran ser dueños de áreas de playa. La Carta Magna de 1941 les quitó ese derecho. En 1961 se materializó el traspaso a nombre del Estado.

Santa Mónica asegura haber estado ocupando las ‘áreas útiles’ de Juan Hombrón, y que luego se fraccionaron en las 14 fincas que la Autoridad Nacional de Tierras (Anati) tituló ‘a sabiendas de que afectaban parcialmente áreas incluidas en el perímetro y superficie de la finca 7022’ (el terreno original de la hacienda).

FUTURO DE LA HACIENDA SANTA MÓNICA

‘Las afectaciones negativas... causando (causan) lesiones patrimoniales a nuestra representada, en cuanto se refiere a la integridad de la superficie de su finca 7022 así como a su acceso natural a las playas y riberas de playa del Océano Pacífico’.

Chizmar se aleja. Se reincorpora. ‘Es una trama’, dice. ‘Una maniobra para recuperar la propiedad en medio de una acción de inconstitucionalidad’.

‘Cuando la firma de abogados Morgan & Morgan, representando a Hacienda Santa Mónica, mejor dicho a sus nuevos dueños, acude ante la CSJ, se destapa la verdad. Aparecieron otra vez los verdaderos beneficiados del comentado fallo de la Sala Civil y las manos de quienes realmente quieren sacar los frutos a esas famosas 54 hectáreas’, denunció Velásquez Chizmar en una carta pública del 22 de agosto.

Pero el Gabinete busca darle vuelta al escándalo. Martinelli se exculpó y sus ministros accedieron ayer a la construcción de una base aeronaval allí.