Temas Especiales

31 de Ene de 2023

Nacional

Luz verde para Sacyr Panamá

PANAMÁ. Si se pudiera resumir en una palabra el atoro entre Grupo Unidos por el Canal y la Autoridad del Canal de Panamá, sería dinero, ...

PANAMÁ. Si se pudiera resumir en una palabra el atoro entre Grupo Unidos por el Canal y la Autoridad del Canal de Panamá, sería dinero, financiamiento. La continuación de esa frase en boca del administrador del Canal sería que a la ACP no le interesa de dónde provengan los fondos, pero sin ellos la obra está en juego.

Pero al parecer a Sacyr se le apareció la Virgen. Y ese dinero ya está en sus bolsillos

Así lo recogen diarios españoles que informan sobre el crédito de 420 millones de dólares aprobados por el Cesce a cuenta del Estado y‘acepta así transformar el aval prestado en 2009 como fianza en una garantía financiera para que un consorcio de bancos acepte refinanciar anticipos recibidos por la constructora y para nuevos préstamos’, se lee en el diario El Mundo.

La idea es que el consorcio tenga suficiente liquidez para culminar la obra y a su vez es lo que ponía en juego la terminación o continuación de la relación contractual entre ambos.‘Por un lado, Cesce avala con 170 millones de dólares la refinanciación de anticipos de Panamá que ya no deberán ser devueltos este año sino en cuatro años. Por otro, Cesce cubre a Sacyr en nuevos préstamos por valor de los 250 millones de dólares restantes’, cita el diario.

La estrategia del grupo es apostar a un resultado favorable en el pleito de los sobrecostos que mantiene con la ACP y que en marzo se conocerá el resultado.

Zurich, por tanto, sale del mapa de fiador, lo que explica la conducta distante que ha adoptado recientemente en las negociaciones.

Así las cosas, se concreta el plan del cofinanciamiento que consiste en el aporte de ambas partes por cien millones de dólares, se capitalizan los 400 millones y se fijan los plazos de la moratoria de los 784 millones que la ACP adelantó al contratista.

La autoridad portuaria pagará los 36.9 millones a la cuenta corriente de GUPC para que pague los subcontratistas y la planilla.

DISCORDANCIAS

Pero aún con los bolsillos del consorcio llenos persisten las discordancias con la ACP. Ayer el administrador de la vía, Jorge Quijano, explicó en qué consiste el distanciamiento. Se trata de los plazos e hitos que debe cumplir la empresa. Por ejemplo, los meses en que se deben estar entregando las próximas compuertas; ACP requiere que estén en suelo panameño en el mes de julio, en septiembre, noviembre y las últimas arribando en diciembre de 2014.

Ese es un tema. El otro es la definición de ‘completar la obra’. Ser estrictos en cuanto al significado del término conlleva un distanciamiento por la rigurosidad de lo que esto representa. Para la ACP significa que ‘nosotros podamos utilizar las obras para pasar los buques aunque haya una palmera que no esté plantada’, dijo Quijano.

Son definiciones muy importantes para la ACP y que en la estructura del contrato deben entregarse en el tiempo estipulado. De lo contrario, engendrarían penalizaciones y nuevos conflictos por incumplimiento. Un plazo de 72 horas es el acordado por las partes para lograr un entendimiento en estos ‘detallitos’.

Eso sí, la ACP advirtió que estarán muy vigilantes para conocer el destino de esos dineros y que lleguen a los contratistas y suplidores. Y éste es otro punto de conflicto porque el contratista insiste en la flexibilidad del uso de los dineros.